a veces me gusta estar desordenada

llegar a casa y dejar el abrigo en un gurruñito y abrir ese paquete que ha llegado por sorpresa y pensar en lo buena que es la gente…

y comer natillas y dejar el envase ahí, sin más

a veces me gusta estar desordenada. pensar, luego lo hago y caminar con palabras atascadas, pensar que tengo ganas de escribir un post que empiece asi:

a veces me gusta estar desordenada
cuando yo me desordeno vienes tu y me pones firme, lo arreglas todo y me dices ponte a estudiar y entonces me doy cuento de porque a veces me desordeno tanto, es para que alguien me cuide. de pequeña, más pequeña, no lo sabia.

mi madre nunca se desordena. si se desordena se pone enferma y es que mi padre no sabe ordenar

cuando tu te desordenas, yo te doy la mano y te abrazo asi: ya esta… y te digo piropos inverosimiles como marsupial (no obstante hoy ganas tú con eso de cacatua, tenemos a los pobres animales hartos de nosotras), te recuerdo las cosas faciles (porque cuando te desordenas las sueles olvidar)

cuando me desordeno intento sacar todas las d… y la e.. y las b…y las r. Es un juego… me quedo solo con b y con e… y siempre sale eso (beso)

a veces no me creo esto. se lo he dicho a la rayito que ha venido de visita por la casa nueva (yo tampoco me acostumbro y prefiero mi blog soso verde con reloj extraño). no me creo esto… pienso de donde has salido y es que es tan sencillo que no me lo creo.

me han regalado un poster precioso
ahora nuestro ajuar se compone de: piropos inverosimiles, carteles que dicen que no somos vagas, un exprimidor de naranjas electrico, una bandeja de desayuno, dos pizarras blancas y sus correspondientes rotuladores, un cuento de colorear, un cuento sobre un pinguino, un cuento de princesas, un muestrario de besos, un cuento sobre un niño que de verdad queria pero no podia, unas bragas de mafalda, un burro y una vaca, dos corderos que se quieren, un lapiz con cabeza de monstruito, un reloj de cocina y un poster precioso…

alomejor me dejo algo, ahora no me acuerdo…

ya no tengo ganas de irme a finlandia. ahora quiero llevarte a la isla de Gretchen, cuando leia el libro y al final ella aprecia sentada en las escalones y Hinzel le decia que si si iban a dormir, y ella le besaba y yo pensaba: vés, al final se va con quien tiene que irse

cuando te desordenas te entran ganas de comer chocolate. de meterte en la cama sin pijama (con novia) y de muchas más cosas.

Anuncios