la nieve de verdad es redonda eso es una de las cosas que más le sorprendieron

el amor también

la nieve de verdad no es como la que pintabamos de pequeñas (como estrellitas blancas, si eran blancas es q nevaba y si eran amarillas es que eran estrellas fugaces que no se fugaban)

y la nieve de verdad cae densa en bolitas que se acumulan en la mejilla, en las pestañas y en la capucha del abrigo y se pone el cielo azul azul y blanco blanco

mientras la pequeña smorrebrod no paraba de decir: querida smorrebrod mira como nieva, mira como nieva

y los semaforos hacían la cuenta atras hacía la autodestrucción
las palomas escuchaban el discurso pasará lo que pasara

allí en el casi fin del mundo son mucho más listos y más guapos (eso sin duda)

y nosotras liliputienses, somos tan pequeñas que podemos escondernos y desaparecer

*este post deberia haber sido publicado hace unos días, pero es que a los blogs también les pilla el temporal (que digo ya que ya era hora que para algo es invierno)

Anuncios