pero ya no, he pasado la tarde rodeada de las pruebas de mi existencia, vease montones y montones de apuntes, libros fotocopiados y sin fotocopias, libros de frances, diarios, libros, alguna foto, mis carpetas de 15 años con fotos de leonardo dicaprio (horror), mi hermano se reia y yo me desesperaba, he conseguido tirar muchas cosas, pero otras no…

después mi madre me ha contado que la familia ya sabe que voy al psicologo
y acto seguido también me ha dicho que la misma familia opina que ya no soy la misma de antes, que ya no soy (no se me ve) tan feliz.

yo pienso si sus pensamientos se habran enlazado por causa – efecto. se enteran que voy al psicologo y se dan cuenta que parezco menos feliz

otro representante familiar también me dijo la semana pasada algo asi “ya no eres la misma, has cambiado”

pienso que no tienen ni idea.
pienso en lo infeliz menos feliz que era a los 17, hoy rodeada de mis pruebas de existencia no podia dejar de verlo.

Obviamente soy distinta. Pero no menos feliz. Soy más feliz que muchos de ellos. Pero vuelvo a sentirme a veces como cuando era pequeña (veis, he acabado llegando), mi madre salia a comprar y si tardaba mucho yo me ponia a llorar, porque yo de pequeña no pensaba que existiera el cielo aunque sin duda creia en la magia y en lo no visible, y por todo ello me daba miedo que no volviera, que la hubiera pillado un coche que se yo. Ahora muchas veces tengo miedo y me gustaría creer en la magia, o en lo no visible, o en el cielo… no sé. No puedo dejar de sentir que somos efimeros, ayer mientras caminabamos entre montones de gente me quede mirando a los que decidian que tatuaje hacerse, mire con asombro de extraterrestre total, todos esos anillos y los dragones y los corazones, pense que gracia y que empeño en todo eso, que total va a desaparecer.

la ropa sobrevive a las personas. eso dice mi madre.
por las mañanas cuando me visto de guapa me pongo, para no mancharme, un delantal que hizo mi abuela… a ella nisiquiera la recuerdo, pero allí esta mi /su delantal.

estaría bien encontrar un día una nota dentro del bolsillo redondo. No sé como escribia mi abuela, pero me imagino su letra… No te preocupes, diria y quizás también algo así como y come bien. Y yo sonreiria.

te quiero muchisimo y ultimamente no sé si te lo digo. te quiero muchisimo. En Londres este verano cuando llorabas pensé que no me habian querido así, nadie. Pense que tu podias elegir no quererme, es por eso distinto a como me quieran mis padres… yo también elijo quererte todos los días. No soy menos feliz, al contrario creo que lo único que importa es la felicidad

Anuncios