he venido andando a mi casa (el centro) desde el más allá…
he llegado sudando y súper despeinada y mojada

por el camino entre oir una y otra vez a la casa azul me daba tiempo a pensar muchas cosas…de vez en cuando creo que abria la boca como diciendo aaahhh…

me ha dicho lanuri que la llame cuando tenga superhabit (¿cómo se escribe?) de palabras… más maja ella… que me llama ella sino dice, como si no nos conocieramos…

en el camino entre anda anda piensa anda piensa anda esquiva peatón cruza en rojo (he cruzado en rojo, yooo!) he hecho una escala he comprado un libro (ya me he acabado el otro y todavía tengo en la cabeza a Nedra, a Kate, a Yacine) es para regalar, ha sido verlo y he pensado en el ratón perez…jaja… pero me lo voy a leer antes, aunque sea cutre, es que ya que lo tengo…

y resulta que se acaba el año…para mi el año empieza en septiembre, así que resulta raro separar sept, oct, nov y dic y empezar a recordar cosas desde enero…

pensaba si podría poner una canción que pegará con todo lo que ha pasado… es muy difícil, ha sido un años rarisimo, sigue siendolo hasta el final… he llorado un montón y me he reido un montón también, también he crecido un poco aunque no se nota, pero yo lo sé…

y está es la canción

somos verdaderos gigantes
y cada segundo nos mata a la vez

porque sí… porque todos creo que lo hemos sido, porque hay que ser muy valiente para llorar o no llorar, para decir la verdad, para equivocarse, para arrepentirse, para aguantarse, para reir aunque haya motivos para llorar, para no rendirse o rendirse, para sonreir a la gente, para decir que se tiene miedo, para pedir abrazos, para darlos…

a veces estos días de volver a estar en casapadres (que me desquicia pero me hace pensar mucho) les he mirado mucho con los ojos entrecerrados…mi padre ha dicho hoy: me gusta la lluvia y nos hemos mirado y hemos sonreido “a mi también”… igual si me parezco a ellos, igual mi madre también tenia ataques de alegria… incluso ahora a veces coge un boli y finge que se va a poner la inyección, sigue haciendo trampas a las cartas y cree que no la vemos, o se mete con todo quisqui y me recuerda a mi cuando saco mi yo malo… y mi padre se parte de risa con que vida tan triste y se zampa los polvorones de dos en dos y mi hermano con traje diciendo que el es muy simpático con todos menos con el señor que huele mal…
y si oye, seguro que de ellos me vienen los ataques de alegria… eramos los que más nos reiamos en la uci y en la clinica, eramos los que siempre sonreian aunque al bajar en el ascensor se nos fueran los ojos enteros al suelo… y eso ya se ha pasado…

y para acabar (que igual ya no escribo hasta el año que viene, el año oficial quiero decir) una canción de ser feliz…
muá!

Anuncios