para regalarle dos camisetas a mi madre (esta me la pagas tú y esta yo- ha dicho- pero yo he sido más rápida) y a cambio tener un anillo de madera, con una espiral y que claro está, me viene grande (siempre me vienen grande)…
vale para invitarla a unas cañas

y para hablar sobre lo absurdo de tener culpa
sobre ser feliz
y sobre lo difícil que me resulta estar sola

vale, sólo, para sentirme feliz cuando la veo probarse las dos camisetas con todas las faldas
mi madre es igual de guapa que cuando yo tenía 3 años, es igual de guapa que en esa foto en blanco y negro, y si alguién osa decir lo contrario, pues lo mato y punto

por lo demás ya pueden los futbolistas quedarse sus 400.000 euros… que a mi me vale con mi felicidad pequeña, con saber como ha dicho mi madre: tú no te sientes culpable de nada ¿a qué no?

y para comprar el billete de tren en vez del de autobus (porque 10 euros no son nada y porque va a ser muy divertido deambular por un pueblo gallego a las 7 de la mañana ) para comprarme un chubasquero verde del decathlon, sólo porque me gusta más que los de los chinos (y total 5 euros más no son nada)

el dinero no vale para nada más… no vale para evitar que se me mojen los ojos, no vale para borrar la angustia, no vale para sentir un que penita escrito en letras gigantes…
no vale para cuando mañana vuelva a pensar que no soy fuerte, ni valiente, que no soy nada de eso, pero que no importa

no importa
porque mi madre es la más guapa del mundo
y eso siempre va a ser así
y la no culpa está bien, pero sí estoy triste

y mira: me hubiera gustado ver esto contigo (te lo digo ahora que sé que sí que me lees)…
todo fue por amor… (amor, desamor…da igual, siempre hay amor en el desamor)

¿qué guapas, verdad? yo me pido la morena

Anuncios