eso le diré a Unai Elorriaga
así mal dicho
pero igual no, igual imprimo este post y se lo doy, así dobladito en cuatro trozos

y le digo: kaixo Unai

y gracias por escribir Un tranvia en Sp (por cierto que no sé quién tiene mi libro y quiero tenerlo, quiero tener ese, porque es el libro que me regalo la nuri y que yo me leí una tarde del tirón, sentada en la arena, mirando a la playa) y tiene los piquitos doblados y está mojado porque fue de los que se mojaron cuando aquella tormenta en el castillo de 20 pisos

y le diré gracias también por escribir cosas como estas:

Matilde estaba cociendo una necora (…)Si la necora hubiese sabido escribir, habría escrito, en las paredes del puchero “Este calor que estoy pasando, natural, natural no es”

Unai Elorriaga – El pelo de Van´t Hoff

pues eso Unai, que igual un día te imprimo esto y me voy a una feria del libro (este año me tropecé conmigo misma y no pudo ser) y te digo eso…
Eso y que me encanta Roma Malo…
y las polillas… y Don Rodrigo
y que gracias por las erres y por las eses…
qué bien

En otro orden de cosas, ayer me dijeron cosas muy bonitas…

soy distinta

toda la vida pensando rara
y es distinta

pero lo bonito no fue eso, ni el cuaderno verde, lo bonito fue eso de la luz y de los sentimientos por ahi, todos despeinados (como el pelo de Van´t Hoff)

sírvase usted mismo
selfservice de sentimientos

¡oigan oigan de oferta los tengo!

por cada verde, regalo dos amarillos, los ojos muy abiertos
y un beso que suene muaa!!!

ahora me desplazo de un salto al amarillo
cuento otras cosas

pero aquí dejo los besos
mua mua mua mua mua mua mua mua
y bastante verde
un poco de rojo
y muuucho amarillo

¡gracias! y por el cuaderno también 😉

Anuncios