me encanta la palabra sublimar

es como muy de peli de Woody Allen pero también muy de andar por casa, imaginaros ” voy a sublimar un rato jugando al farmville porque como me ponga a pensar en los agujeros negros me va a entrar un mal rollo”

yo hoy he sido la increible niña automática, eso significa que he hecho todas las comidas del día con increible desempeño, que he dado una clase de autorretrato (ha sido genial cuando los niños han copiado mi retrato de la pizarra – en vez de hacer el suyo propio- y yo preguntándome porque de pronto todos se dibujaban con gafas), he secado pelos, he dado la vuelta a camisetas, he leido el cuento de “No se nadar ¿y qué?” y también el de “Vivo en dos casas ¿y qué?” (es lo que hacemos los que vamos a ir al infierno, es decir los alternativos a la santa religión)
Mis niños también subliman y miran a otro lado ante la historia de las dos casas, para luego decir bajito “pues papá ya no vive con mamá”
Lo he hecho un poco a posta
Y también lo de nadar
Pero no pasa nada porque lafuturahijadeniñasol ya ha dicho que ella sabe montar a caballo y que cada uno sabemos hacer cosas que otros no.

Mañana tengo bizcocho para desayunar
y una francesa ocupando mi salón

es una combinación curiosa

Yo de pequeña quería ser mayor y guapa
Cuando era guapa quería darme cuenta que era guapa y que no me preocupara ser guapa
Cuando era mayor empecé a querer ser guiri
y ahora sólo quiero ser pequeña

y para ser pequeña hace falta ser muy auténtica

Anuncios