todos tenemos dos pares de ojos
los que usamos para mirarnos
y los que usamos para mirar el mundo (incluyendo en el mundo a las otras personas)

Lo suyo es que no difieran mucho las dioptrías de mirar el mundo ajeno con las del mundo propio
Luego ya si lo que pasa es que con unos ojos tienes miopía y con otros astigmatismo, pues entonces fatal

Yo debería ir a revisión
Soy capaz de hacer listas infinitas de defectos, que justifican que haya gente que decida desaparecer sin más de mi vida
A veces me equivoco de ojos y miro con ellos mis listas
sinceramente me entra tanta risa que podría caerme al suelo

Yo si no fuera yo me compraría, me compraría con los ojos cerrados, con mis alergias y mis ataques de pena, y mis ataques de alegría. Con mis miedos y con mis cuentos, me compraría hasta cuando llevo los ojos feos

Pero yo soy yo y entonces no me compro, entonces me escondo en el desván de no enseñar.

Cuando tenía 20 años (je) fuí a un curso para mejorar la autoestima, me acuerdo. Una de las chicas no sabia nadar y otra no sabia montar en bici, a otra le daba verguenza ponerse falda. me acuerdo. yo pensaba que tenian que darse cuenta que eran geniales. Por cierto, eramos todas chicas (y no, no es curioso, es revelador). Yo no hablaba casi nada, entonces yo no levantaba la mano en clase

Si mi yo de entonces hubiera mirado el espejo de Oesed, quizás, hubiera visto algo parecido a mi yo de ahora
Hubiera sonreído mucho.

Sigo teniendo mil defectos (o mejor dicho sigo haciendo mil cosas que me gustaría, a veces, hacer de otra manera)
pero tengo mil cosas buenas… o eso dicen mis ojos de mirar el mundo. Porque hoy me he hecho un lío con las lentillas.

Letanía número 3: prometo escribir la receta del amor propio, destilarla en la cocina y bebernos un sorbo todas las mañanas, así no ensuciaré las baldosas con mis estúpidos pensamientos

Anuncios