dormía apretando un trocito de cristal
cada noche apretaba un poquito más

no se lo decía a nadie pero confiaba en hacerse un día una herida suficientemente grande
una que le permitiera escapar y ser libre
volver a andar, volver a hablar, volver a reír

sólo había un incoveniente, lo tendría que hacer lejos de nosotros

y por eso dudaba, dudaba… se esforzaba como se esfuerzan los valientes, se esforzaba en compartir nuestras risas de las tonterias

pero de tanto apretar el cristal, tan fuerte, tan despacio, con tanto deseo y con tanto miedo
anoche estalló

me hubiera gusta decirte tantas cosas
ahora me arrepiento de no haberme hecho amiga tuya del feisbuk, pero quién se hace amiga de su padre en feisbuk, escribirte más mails, darte más besos, abrazarte algún día…

en navidad me pondré el vestido rojo, a mí si me gusta y a tí también y en nochevieja la falda vaquera esa de los colorines (porque ese día estabas contento y miraste mi ropa y te reiste) Mamá no me deja ponerme hoy el vestido, porque hay que estar serio y hay que estar triste, y a mí me sale inventar una alegría nueva, una que te piensa cuentos que contar a esos niños que no se van a subir encima tuyo, me sale (no sé de dónde) mirar a las lamparas y hablarte

y entonces sí que lloro, pensando en si me oiras a través de las lamparas, si mi voz rebotará en el cielo y te llegará

pienso en que nadie más me llamará miguitas y en que a partir de hoy queda prohibido llamarme elenita
pienso en que la vida es muy bonita
a pesar de todo
pienso en las cosas buenas, en todas. Las coloco ordenadas y lloro sin parar pero pensando en cosas alegres, en la playa, en las navidades, en cuando el atleti gano la copa y la liga, en las tortugas

pienso en que si las oyeras ahora (a la tía y a mamá) discutiendo, te reirías

y sí, tenías razón el flequillo me ha quedado regular pero ya crecerá

como el árbol
como el amor
como las cosas bonitas

te quiero

Anuncios