porque existe
porque está por todos los lados

gracias por todos los abrazos

por las mandarinas

por los besos

por reirnos

por obligarme a beber agua

por sacarme al bar que estaba lleno

por pasear hasta la esquina del fin del mundo

por los chicles de fresa

por llorar al acordaros

por grabarme tu voz

por llamar a todo el mundo

por las tonterias

por quererme tanto

(mirando a las lamparas le digo: mira ves, ves la enana qué suerte tiene)

Anuncios