Pensaba…

antes de…

antes de que el tiempo volviera a dar al pause

esta vez no ha sido el pause, es un agujero, un hueco desde el que se ve todo borroso. Yo borrosa, la vida borrosa…

pero no, no iba a hablar de eso

pensaba en dónde iba el amor perdido, pensaba que puesto que no puede desaparecer y puesto que, a veces, no le dejamos más alternativa que huir (nos escuece dentro del corazón o nos da alergía) entonces el pobre amor, con todas sus partículas rojas y amarillas y naranjas y también azules, todas… Se esconde en los objetos…

En esa muñequita de plástico que guardas dentro del monedero, en esas hojas plastificadas en las que pone te quiero…
y están ahí irradiando amor…

a veces vamos ciegos y no vemos nada…

…..
ahora

abrí un cajón, estaban tus gafas, las toqué despacio como si fueran materia a punto de desvanecerse, como si estuvieran hechas de algo fragilísimo en vez de cristal y metacrilato… tus gafas, que limpiamos muchas veces, tus gafas que se te escurrian de la nariz (como a mí)

No quiero que me crezca el flequillo
y con él el olvido

Ya sé conjugar el pasado
No quiero sin embargo es presente

te quiero (y esto también es presente)

Anuncios