Cuando el mundo real cae como un golpe

Entonces ella sabe cerrar los ojos, la aprendió sola, cuando era más pequeña que nadie y jugaba a esconderse detrás de las cortinas

Entonces construía castillos, dragones y veía ángeles…. Era grande, era pequeña, era la sabia que todo conocía y sin duda alguna podía volar

Ahora sigue teniendo ese poder, crea con las letras telarañas que le hagan cuna y se balancea despacio, despacio….
su cuerpo suspendido en esa ficción en la que todo es posible, donde no existe miedo ninguno

La mayor ha crecido, ya no es tan pequeña como para esconderse en un armario, ahora su telaraña es más frágil y la traspasa cualquiera, el sonido de un teléfono o un comentario sobre el tiempo, ahora es más difícil pero a la vez ahora tiene un superpoder nuevo… ahora es capaz de transformar el mundo, de preguntarse cómo de complicado sería…. y se contesta que quizás nada, que quizás poquísimo

Que la palabra imposible es absurda y que sus ficciones ya no están llenas de dragones

Por eso Pepita se altera y aprieta los puños mientras sigue tejiendo letras que la protejan del mundo gris, aunque el mundo esté gris ella se pintará roja, ella será roja….

borrará la y que separa ficción y realidad , este es el juego de los espejos, de los posibles imposibles…

Lo necesita para vivir enamorada, porque es de la única manera que le gusta vivir

Anuncios