Doctor, ¿qué tengo?
Él no dejaba de apretarlo los lóbulos de la orejas y a la vez meneaba la cabeza
umm ummm – decía moviendo su bigote de morsa
doctor
y él le subía los párpados y le pulsaba el ombligo
jijiji – decía ella porque tenía cosquillas
uuff uuff – resoplaba él limpiandose el sudor de la frente

miraba sus uñas, sus dientes, le hacía sacar la lengua, diga 36 “teintaysei”, un vuelta, cierre los ojos, ábralos de nuevo

siéntese aquí – dijo finalmente
ella trago saliva
Pepita, nunca había visto nada igual, tiene usted indigestión de palabras

y con mirada contrariada cogió un papel y escribió con su letra retorcida (de médico ya se sabe)
Se recomienda a la paciente hablar mucho, escribir bastante y recibir cada 8 horas mínimo un beso o un abrazo

Pepita salió a la calle en dos saltos, pin pan, sujetando el papel amarillo que dictaminaba su locura sin remedio… qué haría para librarse de tantas letras, entonces decidió regalarlas a quién las quisiera y decidida a ella se sentó en plena plaza

Cambio palabras por besos o abrazos
Las tengo bonitas y feas, las tengo azules y negras, pero sobre todo verdes, amarillas
y
depende de como beses también las tengo rojas

Anuncios