Las escribe por las mañanas, también a media tarde
y sobre todo por la noche
en ese momento indefinido en el que se le enciende el corazón
o se abren agujeros bajo sus pies

se asoma a su balcón y observa a la gente, preguntándose si ellos también sentirán que el mundo da vueltas, si ellos también sentirán ese miedo….

Piensa en Lola que le ha recetado perlas de tiempo y gotitas de duerme ya…
En Lucas y sus dibujos imposibles
En Carla y sus mejillas rojas siempre que se cruza con Alba…

Piensa en cómo ocultamos nuestros agujeros, para que nadie meta nisiquiera un dedito… para que nadie se cuele dentro, tan dentro que se pueda hacer indispensable…
cerramos, tapamos…
Lola siempre menea la cabeza cuando la ve entrar…
ella no quiere pastillas, gotitas, perlas, infusiones mágicas
ella sólo quiere su sonrisa y ese meneo de la cabeza

sus potingues mágicos se acumulan en una estanteria…

se reclina en su mecedora, mira por la ventana y escribe

Si algún día se abre el mundo a tus pies, si el gris te alcanza y pierdes la sonrisa, yo llamaré al corteinglés y la buscaremos por megafonía… y le echaremos la bronca como a los niños despistados para matarla después a besos, como a cualquier niño perdido… Y esto no es una promesa, desde luego que no

Anuncios