hay palabras que te arrancan de la melancolía….
y acabas viendo una peli, hablando de viajes y con la risa escurrida por el cuello…

te olvidas de que eres una niña rara a la que estos días de primavera vestida de verano, estos días le sueltan las pestañas del recuerdo

en cada esquina aparece un recuerdo y Madri se convierte en una ciudad trampa, en la que cualquier portal, más allá de las 11 de la noche, es una potencial maquina del tiempo…1999 era rubia con el pelo rizado, me gustaba la otra Elena de clase, ella y sus pantalones rojos, nunca más volví a verla, 1992 y aquel viaje en tren y sobre todo tantos veranos de calor, en la habitación de nocari jugando a aguantar hasta que pasara el camión de la basura, los tiempos en los que dormirse a las 2 era un acto heroico…

no sé en que momento me comí una nube de melancolia, en que momento dejé de soñar con la vida de los anuncios… en que momento decidí no ser rubia nunca….
ser niña rara….

los helados no desaparecen, siguen existiendo a pesar de la guerra, de la muerte, de los terremotos, de los tsunamis, del horror del hombre, del dolor…. y los helados siguen existiendo y yo lloro porque parece que es verano pero me salvo….

salvada y tocar la pared, cerrar los ojos y confiar en los helados, que nunca desapareceran.

a veces también oigo el canto del loco, a veces… pero no me condenes, soy humana

Anuncios