si rascas debajo de la pena encuentras un tesoro
rascas, rascas…caen las capas de lágrimas y sal, caen los agujeros negros, los enfados y llegas a los besos, a los abrazos en silencio, a todos los te quiero repartidos

un día la niña bajita, cuando no era la niña bajita y yo aún no sabía lo bonita que era, me dijo que ella sabía del poder de las palabras bonitas… que en el dolor hay gente que cree que nada sirve, son los que se alejan y se asustan, porque el dolor de otros nos recuerda el nuestro, también están los que se quedan, sin más, sin saber qué decir… y te dan palabras normales, te dan la palabra galleta y te sacan sonrisas, te dan la palabra ardilla, o te dicen moco, nube, planta, te hacen dibujos, te dan la mano, te escriben dentro de sus cajas de cristal, te piensan y los sientes pensarte, te hacen sopa o se ofrecen a hacértela, te llevan papeles, te compran piruletas…

el peor día de mi vida, o mejor dicho el día después ese día del estupor, me reí… era todo tan absurdo y yo me reía, porque pelired me había traido naranjas y porque estaban allí todos los que yo quería, era como un cumpleaños, yo estaba tan triste, me dolía todo tanto y me reí

Vamos a estar tristes un rato, rato es otra palabra mágica, un rato que nos durará lo que queramos… y luego, luego nos reiremos

gracias a todos los que vivis por debajo de la cáscara de sal
os quiero mucho

Anuncios