sabía sin embargo muchas cosas

sabía escribir letras diminutas, inventar historias o crear erasés para los días grises

sabía ser invisible cuando era necesario y a veces también incluso cuando no lo quería

sabía ser caracol, hermitaña y hormiguita

sabía ser piedra y quedarse quieta

y sabía correr muy rápido, llenando maletas, subiendo a trenes y dejando estelas de letras

Resulta que pasa el tiempo, nos hacemos mayores y yo me quejo de tener ojeras (en el ojo izquierdo, pero ojeras), la niña crece y sabe dar abrazos y yo la miro y pienso

que siempre supo

y se va y estoy casi a punto de decirle, te voy a escribir un post, pero luego me callo, me olvido, crecer también es a veces desaprender y a mi cada vez me cuesta más abrazar, me pregunto cómo sería mi cuento y pienso en lo curioso que es esto de crecer, descrecer, aprender o desaprender, pienso que a veces ser piedra es complicado.

la próxima vez que nos veamos te voy a abrazar más

pero es que tengo tantas ganas de llorar todo el tiempo que tengo creo que no puedo dejar que nadie se acerque lo suficiente para presionar el botón secreto.

por cierto, vaaa te perdono lo de la isla, además ahora ya me has publicado

Anuncios