Así me viene de golpe…luego estará el rojo

Pero cierro los ojos y lo veo así, en ese orden azul, verde, amarillo. Primero viene la pena, el verano que huele a veranos de ser pequeña, a mañanas interminables de arena, sal y saltar olas, a siestas eternas de aburrimientos y libros, a tardes de paseos a velocidad de hormiga…Ahora que no vivo en el barrio sino en mi propio barrio, ahora es más fácil huir de algunos recuerdos, pero cualquier día tropiezo, cualquier día vuelvo a pasar aunque ya no viva nocari en lo alto de la torre, cualquier día se me antojan bravas y me encuentro de noche acordándome. ¿Por qué me acuerdo de nuestros veranos de playa en mitad de Madrid? Un misterio más. Pero sí me acuerdo y me acuerdo de tu mano de pronto, y me da por echar de menos las veces que no te quería dar la mano porque eso era de niñas pequeñas que iban de la mano de sus padres…

Ha venido lanuri y me ha dicho que algún día los viajes en el tiempo serán posibles, pero ella opina que hacía delante porque hacía atrás vaya jaleo, yo no quiero futuro quiero nuestro pasado, como gotas espesas, quiero el pensadero de Harry Potter o el Espejo de Oeseed… pero si, viajamos al futuro…

y luego vendrá el verde, las playas nuevas y desconocidas y los ataques de risa

y al final cuando haya que volver a guardar las sandalias, cuando vuelva a empezar mi año, entonces guardaré todas las cosas amarillas nuevas, quizás escriba (como he escrito montones de veces antes) “mi año empieza en septiembre”

Así que Junio es el principio del final de mis años…. estrellita no está, no todavía (como diría missZ) y el verano hace más fácil esperarla, esperarla sin empujar el tiempo, despacio… venga cuando venga la esperaré o le esperaré, porque llegue cuando llegue sé que entonces pensaré que todo el tiempo había sido la sala de espera de ese momento (puedo dejar de desbordar ilusión y ser realista, puedo, pero no puedo dejar de esperar lo mejor)

 

Anuncios