estamos siempre parados en el centro del laberinto, tenemos miedo por perdernos entre los espejos, esperamos… esperamos que llegue la princesa, el principe… el más valiente, el más bueno…

somos el tesoro del laberinto

 

a veces nos cansamos de esperar… y salimos al mundo, atravesamos miles y miles de barreras, vencemos draganos y al llegar a la salida, al llegar allí seguimos siendo el tesoro del laberinto…

otras veces nos quedamos quietos lanzando bengalas al aire…cohetes de colores, señales luminosas…estoy aquí, encuéntrame!!!

esperamos siempre con las manos cerradas, sobre el corazón, que no se escape nuestro tesoro…

… nunca te explican que la verdad es que este es un juego con trampa, un laberinto imposible que consiste en aprender a ser pequeño, en lavarse los ojos con cada juego, en aceptar que el amor es más grande que tú, que el laberinto y que el propio juego…

has llegado… me has encontrado, yo te he llamado…te he esperado, te he lanzado cohetes, me he quedado dormida esperando, he salido a por ti y he vuelto equivocándome de camino, pero tú has llegado.. y me has enseñado que el amor es más grande que la vida, que yo soy muchísimo más pequeña que la vida (diminuta), me faltan días para quererte, me van a faltar toda la vida… yo siempre he querido querer, siempre te he querido, sin saber que sería esto así, a veces pienso en cuando te vea por primera vez, y todavía no sé…sigo sin saber lo grande que es el amor…

 

 

 

 

 

Anuncios