como si todos fuéramos gigantes perdidos en liliput…

demasiado grandes, demasiado fuera de escala, andando muy despacito para no hacer añicos las construcciones de los amables hombrecitos de liliput …

a veces sucede eso, estamos fuera de escala en el mundo, con nuestro corazón rojo (rojo parpadeante que para eso es navidad) y caminamos con extremo cuidado por un mundo curioso, pequeño, un mundo de mniatura…

miramos mucho hacía al suelo (asombrados de tanta reproducción a escala 1/10000 del mundo ¿real?) y a veces… pUUuuuUuuumM, nos chocamos con otros gigantes, con otros visitantes perdidos…Vaya, vaya, qué verguenza, que coscorrón, uy, uy, disculpe… y nos vamos hacía otro lado…

en el choque a veces hemos pisado una casa, una farola o un coche diminuto, pero no nos damos ni cuenta…

y entonces sucede lo más extraño del asunto, comenzamos a encoger cual Alicia en la madriguera… caminamos nuestra propia pequeñez y nos quejamos pensando: ayyyy otra vez aquí…

como siempre yo me entiendo (ahora me acuerdo de MrX cuando me dijo que a veces no entendía nada de lo que yo escribía, yo pensé de aquellas que daba igual, que no hacía falta que me leyera, pero él quería entender algo, jajaja pobrecito)

la jefa me pilla siempre enseguida, el otro día ya me dijo… y yo le dije, que yo llevo toda mi vida viviendo dentro de mi y que tengo luces que enfocan los sitios oscuros, me dijo vale y yo le dije vale, creo que también nos dijimos te quiero.

 

 

Anuncios