.. ayer me pasé cantando mentalmente la canción de Mecano (y otra vez el champan y las uvas y,,,), tooodo el día, tarareando tres frases, pensando que vaya que no estaba dónde quería estar pero que el año que viene sí que sí…

adiós a 365 días, a este año con más besos que días, con más besos que minutos, porque desde que tu existes (y existías ya hace un año, vivías en tu pecera mágica) no puedo ni contar las besos, porque te beso cada vez que te cojo, cuando paseamos y tu cabeza queda a la altura de mis besos, cuando al dormir estás a la distancia correcta…

a este año de tantas lágrimas, de tantos saltos al vacío con el corazón en la mano, a un año de dolor negro, el dolor de los otros, el dolor que no se alivia con ningún abrazo, porque (espero que tardes infinito en sentirlo) la vida, en ocasiones, es una putada… tu tía rubia se hizo ángel, tuabuela lo escribió muy bien, le salieron alas y se fue volando, y nosotros desde aquí casi casi empujando su globo, porque cuando la vida duele tanto las nubes se hacen cielo..

a este año que quedará grabado para siempre en mi piel (que también era tú piel, y será siempre tuya), este año en el que yo me rompí (sin miedo y con un dolor inexplicable casi cercano al placer) para que tu nacieras, tú pez, tú tan pequeña..

este año de hasta luegos que querían ser para siempre (para siempre y nunca jamás son palabras difíciles, muy difíciles), fuimos un día tres y sé que que aunque haya quien afirme que no recuerdas nada, yo sé que existen memorias distintas, y sé que dormiste abrazada por otros brazos, sé de las canciones y de los besos, sé de esa emoción que hacía que llorásemos y que nos riéramos a la vez, de las noches de masajes que nunca llegaban, de tu risa y de cómo te contaban cuentos y aunque sigo sin entender (o sin aceptar, no sé, esto hay que mirarlo bien) como se desmiga el amor, sí que entiendo que lo tuviste (tú y yo), y se nos queda bien guardado…. No hacen falta fotos para recordar las cosas bonitas, tiene razón la cocinera…

y hola… hola a la vida esta tan nueva, tan sin estrenar, a la gente que aparece llamando al timbre, a los que siguen tirándonos piedritas de felicidad en las ventanas (la felicidad es así se empeña, se empeña y entra, entra por todo lo alto)..

estamos preparadas 2014…

que nos pille bailando 🙂

 

 

Anuncios