he merendado dos palmeras de chocolate,del sitio ese que me gusta tanto (el de la dependienta que parece que está triste pero no).

no he podido evitar (por que no se puede no sentir) acordarme de missZ, de cuando me explicó que las palmeras de chocolate son las del día anterior que las bañan y así las aprovechan

he sonreído

al recordar, al pensar y ese hilito rojo que se había perdido, ese que hace tanto que no sentía me ha dado un tirón por dentro, hecho pedazos como está, deshilachado total y seguramente mordisqueado por la bimba, se me ha encendido el súper poder y he estado tan convencida de que pensaba en nosotros, tan convencida como de mi nombre…

y no he hecho nada, solo me he quedado quieta, masticando mi palmera, masticando las sensaciones del amor que se transforma, pero que sigue existiendo.. He merendado palmera con congoja (congoja es una palabra pequeña y preciosa, suena a llorar y sonreír a la vez, es una palabra bebé)…

quiero que el tiempo empiece a pasar despacito, he comprado flores y tengo planes, cuando se ha ido la congoja (adiós pequeña, adiós) he notado algo más, he pensado en el súper poder, en que es bonito y a veces latoso, le he leido a j el cuento de lajefa y nos hemos hecho risas y pedorretas, luego excompi me ha dicho que hoy era un día raro pero que mañana empieza la vida normal y yo volveré a ser verde…y tiene razón

también he hecho un listado de besos para astronautas, pero eso lo guardo para otro día…

ahora me voy a dormir contigo, sabes enana? a veces estás aquí dormida y yo solo quiero estar cerquita, que me respires cerca, que me toques, si ando por la casa y tu en la cama sola me da una pena (estás dormida lo sé), porque me gusta cuidarte el sueño, me gusta mucho..

es que no se querer sin tocar

tócame el corazón – dijo ella

 

Anuncios