cuando se van

si se van, se guardan en los ojos, debajo de las uñas, algunos dentro del corazón o en sus proximidades…

eso, claro está…

es cuando se van

luego están los persistentes, los que andan de turismo repetitivo

que no se acaban de ir

y cuando se van (aunque sea por un rato) se quedan bien pegados a los labios, escondidos en un hueco, latiendo…

me siento cual japonesa en el thyssen

no digo más

ni tampoco menos

Anuncios