*para la jefa, la tía O, la más tardona (más que yo) del barrio… no sabes cuánto te voy a echar de menos

Algunas nacimos así

y siempre nos sobra comida en el plato, en la cacerola y en la nevera, siempre platos tapados con platos y un por si acaso

siempre nos sobra la mitad de la mitad de la cama, siempre con camas en las que caben risas y galletas y siestas que empiezan a las 5 y acaban a las 9

siempre nos apetecen esas patatitas y siempre (da igual la hora) nos va bien que vengas a cenar y a comer

somos de risa fácil y de llanto complicado (que salen a duras penas y cuando empieza no para y nos asusta tanto como si fuera el diluvio universal)

nos regañamos cada noche por los hoytampoco y nos perdonamos cada mañana con los hoysi y si ya sale el sol apaga y vamonos (a la plaza, al parquecito o a sacar la cabeza por la ventana)

y esperadme que llego tarde

y ya voy de camino, losiento losiento

y tantos planes, tantos que se amontonan, algunos se caen al suelo de los imposibles y otros se ponen a la cola…a veces se nos caen todos al suelo y oye “qué angustia” y nos vamos a pasear, airecito rico y quizás comprar un libro..

y nosotras que nacimos para vivir en tribu, para hacerle el zumo a alguien y enroscarnos por la noche, aquí estamos aprendiendo, a hacernos zumo, a pedir ayuda, a reirnos más alto que nadie de nuestras cosas (cosas, cositas ), a decir sin un apice de ironia que somos un bombón (que lo somos) y que si eso cuando peinemos canas nos daremos un revolcón*

* y nos saldría genial 🙂

 

 

Anuncios