siempre que alguien dice la palabra valiente, yo, automaticamente pienso en Otto y Ana…

en mi cabeza oigo

VA- LI- EN- TE

la srta ojos mutantes me preguntó un domingo de estos (un domingo que tocaban preguntas bonitas y no preguntas feas, nosotras es que solo hablamos los domingos, con desigual resultado) que porque me gustaba…

y yo le dije (y creo que ya se lo había dicho antes) que a mi me gustan los valientes… eso sí ahora entiendo que la valentía no es lo que yo pensaba de pequeña

para mi eran valientes los que iban en bici sin manos y cuesta abajo

o los que se atrevian a tirarse a la piscina de cabeza (sin que nadie les hubiera enseñado y sin taparse la nariz)

los que no apartaban la cabeza cuando volaban balones

pero era valiente Ana (no la de Otto) sino la mía, la que se ganó un castigo sin motivo por defender a mi yo pequeña, a su amiga (aunque no nos volvieramos a ver nunca jamás)

era valiente S, que supo distinguir las sonrisas falsas de todos los que siempre tenían jajajas ante sus cosas (aquel septiembre tan triste en el que decidieron que eran digno de compasión)

(yo tenía los amigos más valientes de todo el cole y yo aunque nunca dije dejadme en paz y aunque entonces jamás lo supe, también fuí valiente)

se lo he dicho a ojosbonitos, que fueron (y son) valientes, ser valiente es no conformarse a pegar los zapatos en el suelo… (que eso es lo de siempre y así no se vuela), es valiente también quien vuela sin pisar a nadie, sin ensuciar las nubes, quien volando aprende a tirar besos

 

mua

mua

muaaa

 

y a recogerlos

me gustas (mucho) por eso y por las cosas que no puedo escribir (que yo no escribo así, jiji) por eso también…

y porque yo a mi manera soy valiente también

para querer, siempre lo he sido… (y aunque cada vez me pilla un poco más cansada, más boba, más absurda y más miedosa)

aunque siga sin saber (ni querer) tirarme de cabeza

*Por todo esto, va a ir bien seguro… (felicidades 😉

Anuncios