hoy ha sido uno de esos días

lluvia que no es lluvia, que son besos (¿verdad,ni?)

lluvia que dan ganas de beberse mientras cruzar una plaza se convierte en misión de súper riesgo, y reirse en medio del jaleo y oír risas de otros

electricidad en el aire

en la piel

y hoy le he enseñado a j el trocito de cielo donde viven la yaya y el lele

esta mañana íbamos a casa de tía M y mientras llegábamos le he dicho, allí viven los abuelos (los mios), no me ha dado tiempo a tener ganas de llorar porque enseguida ha aparecido tía M por la ventana dando gritos

Pero yo ya me he pasado el día en ese trocito de cielo, ese que yo miraba mientras comía pan con aceite y azúcar y mi abuelo (el lele, experto mundial en jugar al tute haciendo trampas, en hacer muñecos feos y cosas de papel que saltaban, mi abuelo que no era ni de derechas ni de izquierdas sino de su casa, eso decía él, que se hizo el tonto para no pegarle un tiro a ningún hermano, el lele presumido hasta que su cuerpo empezo a volar) se fue a ese trocito de cielo donde ya le esperaba la yaya, yaya a la que yo no recuerdo pero a la que he dado muchos besos en fotos…)

Algún día J te contaré bien la historia

y la de la lluvia que son besos, que es tu abuelo (que es mi padre) y también te contaré lo de aquellas gambas al ajillo que nunca probe, el día que todo cambio de color (también cuando tu naciste cambiaron los colores), el día que yo me perdí un poco (pensaba yo que perdía, ahora sé que no era eso, que crecer es cambiar, no perdemos, cambiamos, mutamos, seguimos)

podría seguir escribiendo mucho hoy…

pero las gafas están en casa de la srta cocinera (y tú, y yo y tu abuela-tu yaya, mi mamá- aquí )

y no veo

le he dado mis ojos de un modo bastante prosaico, que los cuide bien… porque yo sé ver magia por debajo de la lluvia

 

 

 

Anuncios