Este querer volver a casa y este no querer, esta angustia pequeńa que crece por segundos, como si nunca hubiera cogido un avión, ahora que ya soy una guiri profesional que le doy los tres céntimos de las 12,03 a la del súper y que atiendo a explicaciones en guiriidioma sobre que el anden rojo está de obras…

este pensar en maletas, que son mochilas, y tener ganas de llorar

y a la vez pensar en nuestra casa, en tu cocinita, en ojos bonitos (aquí se abre paréntesis porque ella también es una cosa rara, ese hilito de pena, de realidad aplastandome la imaginación, un hilito suelto que se mezcla con las ganas, el deseo, con la necesidad…y cierro paréntesis sin poner que se mezcla con el amor, uy pues mira ya lo eh dicho, cierto paréntesis)

cosa rarísima es que no me apetezca mi cumple…el año pasado j llevaba vaqueros por primera vez, nos quedamos hasta que el parque se puso oscuro, missZ aún formaba parte de nuestra familia pequeña, yo hasta el último momento pensé que vendría, que igual de sorpresa, igual que había hecho un año antes (un año antes habíamos ido a ver a j por primera vez y ella decidió esconderse y yo pensé que me moría, no por favor no….sólo podía repetir eso) pero no vino porque estaba lejos, mucho mas lejos

me dijo que me había escrito una carta

Cosa rara es lo poco que me apetece escribir, incluso hablar, incluso con excompi, me da pereza…

y septiembre no me huele a principios, sino a finales, a despedidas…así qué busco un hueco en agosto, un hueco de sol y calor pegajoso, quedarme quieta…

 

Anuncios