ha pasado una semana larga…

de días llenos de horas y noches de tos, mocos y llantos…

y mientras de vez en cuando, te busco, te doy calor con mi mano, te mando un beso invisible, me acuerdo de ti cuando espero a j en la puerta de su clase y en la cojo en brazos apenas un sg… por si acaso…me acuerdo de ti cuando te leemos cuentos y también cuando no los leemos, cada vez que ojosbonitos me hace toc toc en la ventana de cristal y cada vez que da por la adolescencia (y me digo a mi misma que soy la reina de la oportunidad, vaya momentos para estar adolescente), me acuerdo de ti cuando me levanto y me duelen las cejas y el dedo muñique también, cuando me veo con el enredo ese (que solo casiperfecto es capaz de quitarme) y las ojeras… me acuerdo y me preocupo, me precoupo de apostar por un futuro lleno de cuidados, por saber que lo hare y que seremos felices, pero me preocupo porque coño es lo que hacemos las madres y porque tengo ganas de ser cuidada… porque me peina casiperfecto y le digo que casi es mejor que el sexo…

porque esta adolescencia de otoño no es más que desplazar la energia (es una jodienda esto de la claridad mental)…y porque soy una chica rellenita de hormonas y lo mismo me levanto bailando que me acuesto llorando…una panorama pequeño mio…

aquí me tienes

entre medias también ha ocurrido lo impensable… mi niño pequeño que ya no lo es, mi hermanito el que sonreía en las fotos siempre igual, sujetando el juguete de turno en las manos, el mismo que me daba la mano cuando todo cambio de color, el mismo del que siempre me he sentido orgullosa, el mismo del que he dicho sin cesar que era la persona más buena que he conocido nunca… está lejos, cada vez más… y yo no sé como sujetarle, como traerle a este lado del juego, como decirle que esto no va de orgullos…

pero claro el amor duele

y está todo tan enmarallado

y yo me quedo en silencio, mano sobre mano…querria decirle que me perdonara, porque igual fue todo culpa mia, mia que le eduque para ser tan bueno que le anule la conciencia, la capacidad de queja, mia y de todos que siempre le dijimos que nos ayudara, que nos hiciera caso, que a mi ya me habia tocado ser rebelde (aquí insertamos risas porque mi rebeldia consiste casi exclusivamente en mi orientación sexual o incluso en ser un ser sexual) y a el le tocaba lo otro, el bueno, el prudente, el apaciguador

y ahora no sabe que hacer con tanto fuego abierto

yo tampoco, más que mandarle mensajes con te quieros en una botella

vuelve… y ven a jugar al fútbol con j en la plaza,..sigo esperando que lo hagas, sigo esperando tardes eternas de juegos de mesa, sigo esperando mirar a pequeñita a los ojos y decirle que la quiero porque es un trocito de ti, de mamá, de papá y también es un trocito de ti de tu amor…

no quería escribir no…porque ya sabía yo que iba a llorar

Anuncios