estás aquí pequeño (o pequeña)

me reafirmo en esa frase, porque tengo que recordarte, porque los días van muy rápidos, en la lista de cosas que hacer siempre quedan miles sin hacer, y las pausas son para mirar un poco por la ventana, como ahora…

tu hermana te ha visto y esta tan contenta, aunque algo frutrada porque si me levanta la camiseta “no veo nada”…no te ve, yo tampoco, ahora eres parte de mi mundo subterraneo, está creciendo tu corazón, me parece tan impresionante, hay momentos rojos en los que te siento con total claridad, vida dentro de la vida, convives con mis miedos (que tampoco se ven) con las angustias y las melancolias, eres igual de invisible que mis listados de felicidad, que mis deseos, formas parte de ese mundo secreto de sueños y de cosas sin palabras y a la vez lates, tienes un corazón diminuto, soy dos otra vez…

como no me va a fascinar

ayer volviendo a casa, tu hermana jugaba con una botella (abrir cerrar ohhh agua), el metro iba muy lleno, yo sujetaba el carro, a j y a ti, como un acto insconsciente, mi mano cerca de ti… creo que me olvido pero no, sé que estás

y además ahora he aprendido cosas, sé que no necesitas una casa ordenada ni un mamá hipereficiente, está bien cenar brocolí pero si ceno patatas fritas a ti te sigue latiendo el corazón, recuerdo aquel MIEDO que tenía con J, de que apareciera y (como vaticinaban algunos) me sumiera en el desastre y me desbordara

escucha…la vida no suele desbordar, no lo hace si te mantienes en tu sitio y recuerdas que estás vivo…

aunque hay muchos agujeros, ahora que vives ahí tan cerca del mundo secreto, lo debes saber

ayer V abrió (con mi permiso) una rendija al darme cuenta, no me gusta pero hace falta… ahora no sé que hacer con esas emociones y pienso que sigo (yo también) con los deseos intactos (los deseos si, los derechos a tenerlos no sé…), que solo quiero amor…  que debería ser fácil y bonito

como tú

como J

nunca nada fue tan fácil como vosotros

Anuncios