cuando fuimos a ver “del revés”, salí pensando en cómo serian los muñequitos de mi cabeza…como sería mi alegría y mi tristeza y la sra asco…en fin lo que todos…

yo más que visualizarlo así, suelo imaginarme un engranaje de teclas, tuercas, botones… algo más automático…

me gustaría entender el mecanismo que se engancha a la nostalgia, cuánto hay de rabia y de incomprensión, cuánto hay de deseo irracional y digo irracional porque identifico claramente que es un deseo superior a mi, enganchado en la piel y en las hormonas, anclado al cerebro ese mamifero…  y luego el amor que nos hace (o ese queremos creer) más buenos, más sensatos, más humanos…

nada… que estoy del revés

.

¿

Anuncios