ayer era un día de esos..
j lloraba a la mínima y cuando por fín se durmió, pequeña con sus manos abrazándose, entonces empeceé yo, yo y mis deseos de ser pequeña, hable con la chicaquehacecolumpios (tengo que buscarle un nombre más corto) de que querría ser hija un rato y acurrucuarme, ¡hazlo! me dijo, pero no…
el caso es que al rato, hablé con mi madre y ella también estaba envuelta en esa nube extraña…

ahora que casi no limpio, que ni ordeno, ni me peino, ahora veo series…que de tiempo ganado a la imaginación, justo una de ciencia ficción (o eso dicen), son 8 que se conectan entre si con la mente…

si lo decía jung, y lo digo yo y lo dice la tele…. somos colectivamente frágiles…

hablo con niña sol de nuestros miedos con nuestros niños…
pienso en ese chico, que nació en una cáscara equivocada (joder con el cuerpo siempre dando por saco) y en todos los que se creian menos miserables a costa de hacerle sufrir… y ya no se va la fragilidad

y j depertó y fuí a mirarla, sin reloj, sin prisa, a acariciarle la cara, a decirle con palabras adultas que estaba muy grande y que, para mi, que la había visto tan pequeña (tan pequeña como es ahora tictac) era tan increible, le dije que seguiría creciendo más, que no parariamos de crecer…

e hicimos de nuestra fragilidad, un tesoro, pintamos hasta aburrirnos, oimos amaral y cocinamos juntas … un día brillante como una canica que alguien había olvidado.

Anuncios