me he despertado mirando a j (para no variar) y he pensado en eso de “me muero de amor”, dormida es tan bebé todavía, al momento me he dado cuenta que vaya expresión chunga, similar a la de “ha merecido la pena” (la alegriaaaa que merezca siempre la alegría) y aquí estoy con el portatil apoyado en una barriga de casi 7 meses, desayunando leche fría y cereales de los que no tienen cosas chungas (no por ser sana, sino porque no tengo otros)

pensando en lo terriblemente consciente que me siento estos días de mi felicidad, terrible porque es fácil decir que el mundo (sea lo que sea eso de el “mundo”) está fatal, el mundo siempre ha estado fatal solo que a veces la vida, la edad… te hace ser (y querer ser) consciente de todo, empujamos a personas a fronteras llenas de dolor, de muerte y de terror, nos “morimos de pena” por muertes cercanas e injustas y aún así olvidamos pronto (supervivencia lo deben llamar), así que sí reclamo la importancia de reconocer mi felicidad (privilegio de vivir – de momento- tan lejos del dolor)

me cuesta escribir porque vivo literalmente fascinada con el mundo pequeño, completa en mi vida de ama de casas desastrosa que hace torrijas y carne guisadita en su olla, a veces me apetece un revolcón, a ver no lo voy a negar jajaja…y cualquier día me planto y lo digo del tirón, pero vamos que luego me enttra el sueño por la noche y me duermo tan a gusto que creo que los orgasmos de 2 están muy sobrevalorados, creo qu están tantas cosas sobrevalorados…

Anuncios