Estás dormido aquí al lado, en tu nocuna improvisada, tuabuela opina que te damos calor, yo opino que falta calor en el mundo y que me faltan minutos para abrazarte, olerte, darte besos

gracias por venir, te digo todo el rato y es verdad, has venido y nada es sorpresa, me despierto y te miro, te miro por la noche, te espio cuando te quedas frito en el fular, has venido a completar algo que yo no sabía que estaba a medias, niña sol me dijo el otro día “dos hijos, qué increible” y sí, es increible que no lo sea…

has nacido igual que has venido, como si nada, como la vida…

me dormí y soñe que me dolía el cuerpo, me desperté y era algo parecido a las contracciones que recordaba con J, al igual que con ella primero asombro, luego alegría, te acaricio y te digo que cualquier día es buen día… no tengo reloj, ni aplicaciones de contar contracciones, es un dolor dulce, suave, algo que no quiero que pare…salgo de la cama a lavarme los dientes y hacerme fotos con la tripa, quizás en un rato ya no la tengo… paso 3 horas pensándote, sintiéndote mientras me escribo con excompi y las abrileras y de pronto un sueño tremendo, J se ha medio despertado y me pregunta que por qué no estoy en la cama, así que me meto con ella y me duermo, sin dolor, sin nada… la última noche sin ti fuera del mundo y contigo dentro de mi cuerpo.

Me despierto guardando un secreto, aviso a los que me apetece que lo sepan, súperA está avisada de que quizás nazcas hoy, mientras tanto yo desayuno, hablo con J, disimulo, se me escapa la risa cuando aparece alguna contracción, tuabuela se va a hacer cosas y sé que si tienes que venir va a empezar ahora… y así es, de pronto todo se vuelve rápido, cada 15 o 10 o 12… alguna me deja sin hablar, en otras se me escapa un aayy…estoy sola con J y la pongo a jugar a algo, el tiempo pasa despacito, vuelve tuabuela y confieso mi secreto

que vienes

y entonces todo comienza a ser una peli de almodovar (algo así como bi abuela inminente al borde de un ataque de nervios) y el dolor se vuelve más intenso y espero que llegue A como agua de mayo, llega A con provisiones y sonrisa, si yo estoy tranquila ella está tranquila, me cuenta las contracciones sin que se entere nadie, está atenta y con un gesto me sigue, yo estoy ya segura de que esto no para, J a veces se empeña en subirse a la pelota, a veces me pillan de pie y me cuestan un poco, entre una y otra me río, le digo a A uff esta me ha dolido o uy esta regular, y ella me informa en secreto de que ya no son cada 12 sino cada 5 y por dentro empiezo a oír un tic tac

yo sentía que me reía por dentro, todo el rato… era una película en la que eramos los protas. Excompi venía de camino con el coche y los niños, ya no faltaba nada y yo empezaba a estar bastante incomoda, en algún momento pensé que quizás se nos estaba echando el tiempo encima, trataba de recordar cómo estaba con J cuando decidí irme al hospital, pero los recuerdos se atascaban entre contracción y contracción, el cuerpo me pedía moverme…saltar en la pelota, bailar y gritar, pero en casa no era capaz.

Excompi estaba abajo preparada, de nuevo todo prisas, J se agobia y se pone a llorar, yo la saco en brazos entre contracción y contracción, de nuevo llorera para subir al coche, arrancamos entre risas y llantos de niños, A atascada en el mini asiento de atraás, yo con el cinturón puesto debajo de las piernas… Pienso que igual que con J se me van a parar ¡jajaja! ¡ilusa!!… cada 5 minutos hay un aAAAAaaa… excompi se ríe y yo también, A va haciendo cosas para que los niños no lloren, dicen que tardamos como media hora en llegar, a mi se me pasó rápido a pesar de que no sabía como ponerme con cada contra… cuando pasan hablamos de las cosas más normales y de que si llego de menos de 9 ya verás que bajón…

Por fín en urgencias…le digo a J que la quiero mucho y por un momento baja la intensidad de todo, me acuerdo de el señor oddent y de esto de dar la tarjeta y decir tu nombre,, ¡venimos de parto! dice A y yo pienso que he elegido muy bien y que excompi ha venido lo suficientemente rápido como para que el coche de abuelas y tixs con un ataque de nervios aún no haya llegado (¡hurra!)

mientras espero que me llamen para pasar, me pongo a pasear/bailar/decir aaaa por la sala de espera y la gente me da animos variados, que sea una horita corta, que todo merece la pena, que esa señora tuva 11 hijos (¡cielos!), entre una y otra les sonrío y me río, les digo que ya tengo otra hija (me falta decir que no sufran que estoy súper feliz), A me sigue y la veo contenta… Nos hacen pasar, me toman la tensión sin decirme que me siente (no iba a poder así que mejor)y enseguida nos recogen para llevarnos a paritorios, a nosotras y a una pareja con cara muy seria…yo a lo mio bailando y diciendo aaaAAA y medio riéndome… 1 minuto de sala de espera en el paritorio, y noto algo diferente, le digo a A ¡¡¡¡jodeeer que ganas tengo de cagar…de cagar un melón o de parír o que se yo!!!

Viene mi matrona simpática, le cuento todo muy rápido y me dice que me va a hacer un tacto con cuidado entre contracciones… nos cuesta la vida, está en ello y me viene otra, yo me pongo a respirar (ya que en esa postura y con la mano/brazo de la matrona dentro poco más puedo hacer) y pienso en todas las que paren tumbadas ¡madre mía que infierno! Cuando acaba, tras decirme montones de veces que qué bien lo estoy haciendo, me dice ¡tengo buenas noticias! yo le digo ¿buenas, buenas?…A ver adivina (ahora escribiéndolo pienso que estabamos de un pachorrón) le digo 9 y me dice siii…

me bajo del potro infernal… se va a preparar el paritorio, el de la bañera aunque ya me advierte que igual no da tiempo  y que si tengo ganas de empujar que la avise… le digo a A que avise a la tribu que estoy de 9 y acto seguido me tiro al suelo a cuatro patas, viene la matrona y me encuentra así, ¡venga que nos vamos!..en un momento entra mi madre a darme un beso y luego ya nos vamos, que yo me iba desnuda y la matrona me pone una sabanita…creo que aquí es dónde empecé a perder la noción del tiempo…

entrar al paritorio, pensar aquí nació J, decírselo a A, y de vuelta al suelo, me lo pedía el cuerpo, eso y gritar, vocalizar, no sé…no sé si gritaba mucho o poco, no sé nada… me vuelve a encontrar la matrona así y me dice que la postura que yo quiera pero que en la cama estaré más comoda, a mi no me apetece mucho pero supongo que esta es una de las diferencias de parir en casa…en la cama a 4 patas pujo, me cago en cada pujo, mejor dicho mi cuerpo puja y se caga, yo no hago más que gritar, respirar y morderme el brazo, me dicen que muy bien, que ya está casi, en una contracción rompo la bolsa…cae líquido caliente caliente, qué gusto (creo que lo digo), me agobia que tratan de ponerme el monitor cada dos por tres y que no oigo al niño, así que les pregunto y me dicen que está bien, que está ya ahí, le toco la cabeza, le llamo entre contracciones, es mi única obsesión, decirle que ya que ya … mi niño, pequeño, ya estamos…  después me enteré que no debieron pasar ni 15 minutos, pero para mi era como una carrera hacía él, verle verle, en un momento también dije lo de ay no puedo (el dolor era dolor, era presión, no era dulce como con J, era un dolor de bestia, que aún así no me hacía sufrír) y al segundo dije que sí que sí puedo… un poco antes del nacimiento me doy la vuelta y me pongo con los pies apoyados en la cama, quiero verlo digo y me traen el espejo, y ahí está.. la matrona habla de que sentiré escozor y bla bla, el aro de fuego dice mi cerebro racional que anda aún conectado a algún nivel, pero mi cerebro de madre mamifera no está ahí, está llamando a Y, ya ya, ya estamos…en 2 golpes sale la cabeza, se señalan entre ellas que tiene el cordón al cuello, las veo y lo racionalizo, ya sé que está bien, no empujes ahora y no empujo (le quitan la vuelta de cordón) y al momento empuja y vuelve esa sensación de dolor que no es dolor, de placer que tampoco es placer, de morirse y nacer a la vez, la cabeza, los hombros, el cuerpo, mi niño, mis brazos…no puedo subirle al pecho porque tengo el cordón aún dentro… lloro sin lágrimas, me rio, le llamo…Es tan pequeño, luego descubro que es igual que J, pero me parece enorme, un bebé de verdad, un niño, mi niño

Y, que tiene nombre, que por fín está aquí

y no lloro, solo le miro, nos miramos. Esta totalmente despierto y no para de hacer ruidos

alumbro enseguida la placenta, qué gusto de nuevo

nos miramos, nos peleamos con la teta, con la postura y el abrazo, me siento torpe, no sé cogerte ni ponerte casi a la teta, tampoco me preocupa, yo soy así..

+++++++++

gracias a A que nos cuido desde cerca, sin hacer nada que yo no quisiera

a excompi por montones de cosas infinitas

y a toda la tribu diversa, que nos pensaron ese día

a mi madre por parirme sin miedo y contármelo

y a mi J, por la santa paciencia de aguantarme y de quererme más de lo que soy capaz de asimilar

y a Y, que ha venido para enseñarme más cosas aún… intentaré estar atenta

 

 

 

Anuncios