vivo en un barrio con ropa tendida en las ventanas

pienso en mi madre cuando veo que casi nadie tiende rectas las cosas y aún en caso de hacerlo, luego va el viento y te jode el perfeccionismo

los fenómenos atmosféricos siempre son contrarios al perfeccionismo

lluvía, sol, viento…

imposible ir bien peinada, tender recto o no guiñar los ojos (¿sabeís que hay gente que dice que si guiñas los ojos te salen arrugas? pues eso)

todos los días pasamos por el kiosko, venden de nuevo frigopies y calipos, el día que no haya calipos vayas generaciones juntas colapsaran

me acuerdo de bao, del niño koala y de gustavo, de nuestros veranos de pisci, karaokes y estupores, pienso que sería genial que fueran padres, porque serian maravillosos y porque me encantaría jugar con sus niños y tumbarnos al cesped (como los modernos que nunca fuimos) a comentar lo que te cambia la vida y compartir esos descubrimientos asombrosos (de cuando miras la vida desde 80 cm)

bebo tinto de verano (con limón y sin alcohol y con un hielo que he conseguido sacar – tras cagarme en media humanidad- de la cubitera – habilidosa que soy)

los niñes estan dormides

y pienso en sexo, o en besos…o mejor dicho … pienso en piel

pienso en A y en a… (curiosas coincidencias alfabéticas), en lo que me gusta que me gusten, y en el concepto este (que voy a acuñar ahora mismo) de desestructurar el amor, deseo (sexo, piel, caricias)… ando pensando en ello, mientras pienso también en porque no es tan sencillo hablar de lo que se quiere, se necesita, se desea… en lo complicado de poner límites a tus necesidades por no incomodar a nadie…

pienso si en invierno cuando conocí a a, le hubiera dicho en algún momento…(no hubo muchos a decir verdad, sólo 2 y en los 2 llovió y los fenómenos atmosfericos ya se sabe) sube a casa, si la vida (o al menos la mia) fuera un peli indie le tendría que haber dicho

sube a casa (atención paréntesis!!! no te estoy pidiendo amor, ni un poco, ni un mucho, ni mucho menos ni mucho nunca amor romántico… pero me gusta sentirme tontita, nerviosa, me gusta que me guste alguien y me pica la piel)

la otra noche había luna llena

dice súperA que ella también noto la luna llena el otro día… somos animales, que comen calipos, tienden ropa y poco más

me consuela bastante

 

Anuncios