pues eso,que J y Y tiene un quintal (me encanta esa palabra) de ropa pero aún así a mi no me importa nada pasar por el hym para ver a la dependienta de la sección de niños, tengo una película montada (sí, hago eso, vosotras también que yo lo sé) en la que me ve la chapa de la mochila y se pispa de que entiendo (universo bien clarito lo digo…NO soy heterooo por más que vaya con los 2 churumbeles) y me guiña un ojo mientras me escribe su teléfono en el ticket…

vamos que nada, que yo le sonrio mucho, que es basicamente lo que hago cuando me gusta alguien, sonreí y embobecerme mucho

como el otro día con a… entre el viento, el frío y aquello de que no me salieran bien los planes, pues digamos que me embobecí bastante

adolescencia 1 elena 0

así que aquí andamos, poniendo fotos por los rincones, música, polos de horchata y siestas coordinadas de dos hijes… este ratillo tonto en el que por desear me apeteceria un acurrucaito de caricias largas (bueeno a ver mu largas no iban a ser porque esto de las siestas a duo es como las estrellas fugaces, que te despistas y se te van)

dentro de poco nos huele la piel a playa y vendran otras adolescencias.. que se nos cuele el mar por los ojos, piernas morenas (que risa – insertar risa aquí- que el otro día mi máximo exceso adolescente fue acercarle la pierna a a, casi casi diría que lo hacía mejor de adolescente ays) helados y arena por todos (todos) lados

 

 

 

Anuncios