Ayer vino súperA, hicimos lo normal arreglar una persiana (bueno vale no cuela, la arregló ella mientras yo le daba todo mi apoyo moral), cocinar, comer, darnos abrazos, perrerar, leer cuentos…

Deje a J y Y con mi madre y la acompañé a esperar el bus, un momento, una rato pequeño, 10 minutos de mi misma sin hijes al lado, yo sin bolsos, carros, manitas pringosas o tetas fuera. Me dijo ella – qué raro verte así y me volví andando a saltitos y por la cera del sol

Por la noche me dediqué a leer a MissZ que ha regresado al mundo de cristal, buceé en su pecera hasta encontrarme a mi misma, a un trocito de mi misma…de cuando su mundo y el mio se cruzaban cada 15 días, del tiempo de los conciertos, los besos en la nunca y los post subidos de tono, de cuando fantaseábamos con un trio emocional con la niña bajita y ella amenazaba con darnos mordiscos…del tiempo en el que yo volví a viajar, del tiempo en el que sus besos y sus dedos me borraron la angustia de que vivir implica morir

y de pronto allí apareció J, primero en palabras y en deseos, un post precioso que algún día J deberá leer porque forma parte de su historia

De MissZ pasé a leer a toda bloguera bollera y con blog no moribundo (pocas) que encontré, para llegar a al siguiente conclusión…como media llevamos todas 6 meses mínimo de escasez de piel…

o nos lo hacemos mirar o hacemos una quedada como en los viejos tiempos

pensadlo eh

 

Anuncios