pensaba como te llamaría aquí, cuando por fin encontrara el tiempo de sentarme a pensarnos..

eres como la casualidad de otto (pero eres la mia)

eres la que espera en esa silla a un lado de la línea del círculo polar

eres como esa tormenta que hace poco volaba por aquí cerca

eres la que me abraza siempre en mitad del sueño

eres la que pidió un deseo a una fuente

eres la que nunca se olvida del plátano de y, ni de ningún deseo de J

eres la que me pone la piel del revés todos los días

no se me gastan los te quiero contigo… debe existir una fábrica mágica bajo la lengua, allí los almacenamos, se nos caen de la boca y de las manos, mientras dormimos, mientras nos reimos del caos de todo el día, mientras las personas pequeñitas saltan sobre nuestros órganos vitales

es todo tan fácil que no da miedo…

imagino que es sólo eso la casualidad que esperábamos

mientras acunábamos nuestro corazón rojo y tratábamos de salvarlo de todas las tormentas

 

 

 

Anuncios