You are currently browsing the monthly archive for marzo 2018.

hoy no estás

y yo no le he ganado ninguna lavadora a la vida

digamos que la he dejado en tablas, pero al menos ya no tenemos sabanas vomitadas por medio.

les he dejado en la cama haciéndose los intelectuales, J le lee (muy bien) un cuento a Y, Y pasa de ella y lee el cuento que leía ella

hace un rato lloraban los dos en dolby… lo normal, sabes?

y yo pienso que he comido de pie, que me duelen los ojos, que hoy tampoco he hecho los deberes del taller de escritura, ni he sacado dinero para pagar el comedor, ni te he mandado ninguna canción bonita, que tengo un was pendiente con niña sol (creo recordar que le empecé un audio y venía el bus y lo dejé a medias), que hoy no he hablado con excompi (mañana cuando hablemos me dirá “me has abandonado”), quizás no recoja la cocina (soy de ese tipo de personas, sí…de las que llevan galletas en el bolsillo)

pienso que no estás y que ya se me hace raro, el cuerpo hace costumbre tan rápido, cuando todo es tan fácil como abrazarte, como todo es tan fácil como esa alegría cuando te veo en la puerta (algún día entrarás con tus llaves…) y recuerdo (en definicion galeano total) lo mucho que me gustas…

a veces me parece que la vida es como una pantalla del móvil, le doy a la derecha y me aparecen mogollón de ventanas absurdas, todas abiertas….y voy haciendo zas zas con el dedo hasta dejar la única importante

sales tú, salen los niños, salen todos los que nos quieren

el trabajo no sale

aunque hoy mientras botaba en la pelota frente a C, le he visto sonreír mucho y he pensado en lo que hemos bregao hasta esa sonrisa, mi chico guapo… entonces me acuerdo de que me encantan, les niñes

el mundo adulto no, cada vez menos

un día que tengamos tiempo (a saber…en unos montones de años) haremos un manifiesto de no ser mayores

punto número 1 – no tratar de peinar nunca los nietos

el mundo contigo es más bonito, lo malo me da menos miedo, pero lo bueno (a veces) me da un vertigo y entonces, entonces…me acuerdo del primer día

” quedaría raro decirle a una persona desconocida que me diera la mano” – dijiste tú y yo, sin dejar de sonreír, pensé que yo te la daria

ahora sé, que faltaba una palabra

siempre

Anuncios