You are currently browsing the monthly archive for octubre 2018.

tú me has domesticado – dijo el zorro

ya sabéis como sigue y como empieza esa historia

este fin de semana A esta en la ciudad río, cerca de su mar y de su primer a(mar).. porque ellas las mamás es lo que son (aunque nos desquicien- aunque les desquiciemos-)

y yo me desordeno terriblemente y no puedo evitar pensar en lo largo que se hace el día cuando no está y lo corto que se hace cuando está y sin darnos cuenta nos dan las 10 y las 12, y nos falta tiempo…siempre tiempo, pero nos reímos…

y echo de menos todo, nuestra serie y nuestros repartos automáticos de tareas, los intentos imposibles de tumbarnos en el sofá sin que nos ataquen, cuando te persigo por la casa y te digo ¿soy pesada, eh?¡dame un beso! o cuando me encuentro besos que te pertenecen en lugares inverosímiles y hacer la comida rica (mirando un video de youtube con voz de youtube) y hacer manualidades (viendo libros de youtube) y que J acabe grabando videos para “su canal” y decirte el domingo que quiero que sea viernes y volver a transportar al cole mi bolsa de Diógenes (que por supuesto ni he abierto y ya si eso mañana será otro día)

Echo de menos mirarte, echo de menos decirte que me desespero pq Y no come o que a saber que estará soñando, echo de menos mirarles contigo…

y todas esas cosas tan normales, de un sábado y un domingo, que siempre son cortos…y ese ratito de por la mañana en el que desayunan contigo y yo hago pereza y luego apareces y te digo ¡ponles la patrulla!

la felicidad está llena de citas puntuales bajo un árbol, domesticarnos a base de amor del bueno y saber que claro está corremos un riesgo…

pero merece toda la alegría

vuelve pronto A(mor)

 

 

Anuncios

hoy he sido ama de casa desastrosa

Y estaba malito y yo le he cuidado…aunque yo tenia las mismas ganas de ser cuidada…

A me ha mandado un mensaje que decía “Me gustas mucho” y yo he pensado en que el amor cura hasta cuando no te tocan

he pensado que una frase tan fácil …tan bonita…sin embargo ha sido tan difícil para muchas generaciones, yo se lo digo mucho a Y y J, que les quiero (que les queremos) siempre…hasta cuando no nos gusta nada lo que hacen y nos sentimos cansadas, enfadadas o hartas, os queremos siempre, siempre os queremos

Que queremos que sean buenos (con lo grande e inmensa que es esa palabra) y que asumimos que es nuestra tarea conseguirlo (sobre esto se podrian escribir libros, bueno de hecho se escriben) y eso a veces es muy frustrante, pero no les dejamos de querer… no serán como queremos serán como tengan que ser, nos dan igual muchas cosas, porque les querremos…

Entre nuestra generación y la de nuestras madres (y padres) esta es una gran diferencia, no sé si mi madre me dijo alguna vez que siempre me querría, que me querría aunque nunca llevara pendientes y aunque suspendiera, aunque nunca fuera esa femme que ella quería, aunque fuera lesbiana y madre soltera, aunque eligiera malgastar mi inteligencia trabajando en un sitio en el que me babean (con amor) y me muerden (con amor o no, aunque nunca consiga limpiar como ella ni tener ordenado el armario, que me quiere porque es lo que hacen las madres, querer más allá de las cosas que no nos gustan de los hijos…

esto (y es algo que no nos cuentan) también lo hacemos las hijas, queremos a nuestras madres aunque nunca nos digan que nos quieren o que están orgullosas.

el amor incondicional quiero pensar que cambia el mundo

que nos quieran por existir, por ser, que nos quieran porque somos dignos de ser queridos..todes les niñes deberian saber eso, así quizás seriamos adultes más sanos, quizás entonces no tendriamos miedo de que un día simplemente nos dejen de querer porque no sabemos ordenar el armario o porque nos olvidamos de comprar la leche.

A, cariño, tu también me gustas mucho, mucho

y te quiero aún más.