tú me has domesticado – dijo el zorro

ya sabéis como sigue y como empieza esa historia

este fin de semana A esta en la ciudad río, cerca de su mar y de su primer a(mar).. porque ellas las mamás es lo que son (aunque nos desquicien- aunque les desquiciemos-)

y yo me desordeno terriblemente y no puedo evitar pensar en lo largo que se hace el día cuando no está y lo corto que se hace cuando está y sin darnos cuenta nos dan las 10 y las 12, y nos falta tiempo…siempre tiempo, pero nos reímos…

y echo de menos todo, nuestra serie y nuestros repartos automáticos de tareas, los intentos imposibles de tumbarnos en el sofá sin que nos ataquen, cuando te persigo por la casa y te digo ¿soy pesada, eh?¡dame un beso! o cuando me encuentro besos que te pertenecen en lugares inverosímiles y hacer la comida rica (mirando un video de youtube con voz de youtube) y hacer manualidades (viendo libros de youtube) y que J acabe grabando videos para “su canal” y decirte el domingo que quiero que sea viernes y volver a transportar al cole mi bolsa de Diógenes (que por supuesto ni he abierto y ya si eso mañana será otro día)

Echo de menos mirarte, echo de menos decirte que me desespero pq Y no come o que a saber que estará soñando, echo de menos mirarles contigo…

y todas esas cosas tan normales, de un sábado y un domingo, que siempre son cortos…y ese ratito de por la mañana en el que desayunan contigo y yo hago pereza y luego apareces y te digo ¡ponles la patrulla!

la felicidad está llena de citas puntuales bajo un árbol, domesticarnos a base de amor del bueno y saber que claro está corremos un riesgo…

pero merece toda la alegría

vuelve pronto A(mor)

 

 

Anuncios