You are currently browsing the monthly archive for noviembre 2018.

hemos ido a comer con mi madre

casi a traición le he hecho sacar las fotos, popurri de albums desiguales, ella y nosotros, elniño y yo, mi padre, casi como únicos actores de los recuerdos amarillos de la infancia, fotos de colegio en las que siempre salgo un poco seria (un poco triste o un poco padrentro), a veces sale la tiam o el nocari… Mientras mi madre se fijaba en lo guapa o no guapa que estaba en las fotos (ella pero también yo), mientras que A me decía que estaba muy guapa en todas y que siempre parecía mucho más pequeña de lo que eras, yo me fijaba en las fotos con elniño, en como nos dábamos la mano o en como nos mirábamos, pensaba en Y y J, cuando se vean, cuando crezcan..pensaba en mis deseos de aquellos días, en como pensaba yo que sería crecer, en como sigo pensando yo que será…

Inventan tantas cosas que cuesta creer que no sepamos hacer el tiempo reversible, viajar a la elena de 6 años y pedirle un abrazo muy largo a mi madre, jugar con mi hermano pequeño hasta hacerle llorar de risa, sacar todos los juguetes y llenar el salón, ver reírse a mi padre porque ha ganado el atleti y con la ilusión del día antes de Reyes o de cuando me compraba libros, no cambiaría nada porque todo forma parte de la que soy, pero sí que me iría a por recuerdos, a por besos, abrazos, no sé cuanto me abrazaba mi madre de pequeña, a veces sigo sintiendo esa necesidad, ese querer ser pequeña, no tener miedo, soñar como sueña J que le dicen que lea y no sabe si hacerlo en mayúsculas o minúsculas…

Nos quedan las fotos, que se vuelven amarillas como los recuerdos, como las caras de aquellas compañeras de las que no recuerdo el nombre, porque nunca las quise mucho, porque yo era muy seriecita y tenía planes, iba a ser mayor y feliz

Hay tardes que llueve por dentro, depacito…A lee, J pinta, Y duerme (y ronca), las gatas juegan a que son caballitos trotones, el domingo se acaba a chorritos… pienso si mi madre se habrá quedado triste con sus cajas abiertas, pienso en si nos extrañará (no a los que somos ahora, sino a los que éramos entonces) pienso en cómo le duele que el tiempo le pongo blanco el pelo y como huye de la palabra abuela, pienso en que no sé si sabe que la quiero más allá de todas las cosas, imagino que sí, porque yo sé que J y Y lo hacen, sé que su amor es ciego…

 

Anuncios

a estas horas, imagino que estaría peleando por que se durmieran

como ahora lo estás tú

a estas horas ya había quedado contigo para mañana,

hace un año yo no sabía todo lo que sé

pero sobre todo no sentía todo lo que siento, no sabía que se podía sentir esto

y querría escribirte algo más bonito mientras te oigo decirle a J ” la ll suena “lla lle lli llo llu”

pero estoy llorando sobre tu portátil

un año pasa muy rápido y a la vez tan despacito, ha sido un año enorme lleno de granitos de arroz, de lentejas para este camino de multiplicar amor, también hemos discutido y llorado, tenido miedo y celos, no estamos siempre de acuerdo y yo sigo guardando galletas en los bolsillos, tú sigues vistiendo de negro y yo tengo el pelo verde.. a veces no es fácil, pero siempre siempre (SIEMPRE) encuentro la solución si me abrazas…

Imagino que es así como es

Un amor de verdad

Querer todo el rato

Querer(te)

Hoy alguien me ha preguntado que cómo hacíamos para dormir les cuatro juntes, supongo que se refería a la logística, pero a mi sólo me salía responder “con amor” (y con calor, y con pedos de J y con brazos y piernas de Y encima y renegando de dormir así…y sí, sí con amor)

Un día escribí para quererme bien, hay que quererme demasiado

Gracias A

Por querernos así

Por construir nuestra casita de cartón.