You are currently browsing the category archive for the ‘naranja’ category.

(hubo un tiempo en que yo tenía un blog muy divertido, estaba en chueca y me leian mogollones…bueeeno igual mogollones pequeños…era un blog tan divertido que hasta ligaba con el, ahora soy una maruja y me apetece escribir como antes)

he salido a la calle en plan marujaradical… usease con el leggin usado usado usado, una camiseta idem y ale tira pa la calle… el plan maquiavelico era dormir a hija número 1 (pequeño ser rubio y angelical autor de la frase “no soy yo muy de dormir”) y si de paso se dormia hijo número 2 (ser calvo y angelical autor de gritos dignos de chutarse apiretal a morro- nadie que hay visto a hijo 2 diría eso, pero sí..grita que da gusto  o dolor de cabeza)

las ventaja de vivir en un piso alto es que durante el trayecto del ascensor me da tiempo a todo, me he peinado, me he quitado una legaña, me he tapado la teta que la tenía fuera (pa no variar), me he subido los leggins y he compraobado que llevaba un agujero  (igual los tiro y todo) y se me veian las bragas (estupendo!)

y en estas estaba yo… paseando con todo mi kit (hija 1 en el carro, hijo 2 en la mochila, agujero en el leggin), pensando que no entiendo yo porque tenemos el amor parejil (y monogamo) puesto en el top ten de nuestra piramide de serfelices…  que tenemos que desprogramarnos y que igual me instalo el wapa otra vez (ay no digas eso Elena, que queda poco chic) y así divagando absurdamente, pensando en comerme un helado o una magdalena o un pan de ajo o todo a la vez… y he dicho anda escribe algo así intrascendental..

y no sé si me ha salido

pues eso, que así soy yo… luego como no tenía ni pan de ajo, ni nada de lo que me apetecía, me he comido unas aceitunas con una clara (con limón), J se ha dormido y me he comido a Y un rato, a besos, luego se ha puesto a chillar y he pensado que igual no tiro los leggin que me quedan muy bien…

llevo unos días con unas ganas de revolcón, que no son de este mundo

y de pan de ajo

sí, sí

de pan de ajo también

Anuncios

despacio

con miedo y deseo a la vez

cuando con cada caricia borras otras huellas dactilares…tuyas y ajenas

y el milagro es la risa, los besos, los mordiscos

y la sorpresa eres tú

y ella

imaginas que te estás haciendo pequeña

redondita como en esa foto de la nevera

seguro, porque ella se hace pequeña

tan pequeña que podrias comértela

y abrazas su pequeñez ( que es la tuya)

cuanto extrañaba mi piel (joder)

*********

 

a veces ven y otras miran

J se duerme y de pronto la miro y la veo, es pequeña, sigue siendo tan pequeña, aunque ahora por comparación sea algo así como una niña gigante

y los niños, gigantes o diminutos, son niños… con besos, gritos, energía, necesidades, deseos, todo ello en cantidades infinitas, los niños somos nosotros sin todo lo malo, sin todo lo que sobra, sin lo gris y sin lo que raspa

a mi se me invade fácil, puedo hacer como que no… y soy la que siempre intenta abrir sola las puertas (aunque vaya con un bebé colgado, una niña de la mano y un carro lleno de trastos), si, soy esa y también soy a la que una palabra basta para enfermar, en este scrable emocionall las palabras de las madres puntuan doble (o incluso triple, a veces incluso valen para muerte súbita y se acabó la partida)

aquí ando escribiendo las reglas de mi juego

aprendiendo a mirar (y ver) con mis ojos y no con los de nadie más..hoy nos hemos besado, chupado, restregado, hemos hecho el circo del sol, guerra de agua, cuentos, columpios a lo heidi y entre medias comerle los mofletes a y

vuelvo agotada y feliz

y con ganas de llorar (ahora mientras leo esto) por dejar que otros ganen la partida tan fácil, o por dejarles medio ganar  (Ese medio que me salva, pero que me curro yo a costa de lágrimas y también de horas de terapia)

esas voces que dicen que no estás caminando por la línea de baldosas azules que pintaron (en sus cabezas para ti) o que tu amor no es el amor que debería o que ¡incluso!no sabes querer (a la MIEEEERDAAAA)…esas cejas subidas, esos suspiros…

que mi vida es mia

y me gusta

sin horarios, con los niños to el día de pingo, en pañal y en bragas, mojándonos, estas noches de calores infinitos en las que me pienso y me despierto y me repienso (y ni con esas me duermo)

 

vamos a inventar otro juego (me tengo que buscar una adversaria * se aceptan candidatas, que ha sido escribir adversaria y me ha parecido una palabra roja y sexy, vamos que me he puesto yo solica cachonda*)

 

regla número 1

La AAAA puntua doble, porque es la letra del deseo

 

(continuará)

 

 

vivo en un barrio con ropa tendida en las ventanas

pienso en mi madre cuando veo que casi nadie tiende rectas las cosas y aún en caso de hacerlo, luego va el viento y te jode el perfeccionismo

los fenómenos atmosféricos siempre son contrarios al perfeccionismo

lluvía, sol, viento…

imposible ir bien peinada, tender recto o no guiñar los ojos (¿sabeís que hay gente que dice que si guiñas los ojos te salen arrugas? pues eso)

todos los días pasamos por el kiosko, venden de nuevo frigopies y calipos, el día que no haya calipos vayas generaciones juntas colapsaran

me acuerdo de bao, del niño koala y de gustavo, de nuestros veranos de pisci, karaokes y estupores, pienso que sería genial que fueran padres, porque serian maravillosos y porque me encantaría jugar con sus niños y tumbarnos al cesped (como los modernos que nunca fuimos) a comentar lo que te cambia la vida y compartir esos descubrimientos asombrosos (de cuando miras la vida desde 80 cm)

bebo tinto de verano (con limón y sin alcohol y con un hielo que he conseguido sacar – tras cagarme en media humanidad- de la cubitera – habilidosa que soy)

los niñes estan dormides

y pienso en sexo, o en besos…o mejor dicho … pienso en piel

pienso en A y en a… (curiosas coincidencias alfabéticas), en lo que me gusta que me gusten, y en el concepto este (que voy a acuñar ahora mismo) de desestructurar el amor, deseo (sexo, piel, caricias)… ando pensando en ello, mientras pienso también en porque no es tan sencillo hablar de lo que se quiere, se necesita, se desea… en lo complicado de poner límites a tus necesidades por no incomodar a nadie…

pienso si en invierno cuando conocí a a, le hubiera dicho en algún momento…(no hubo muchos a decir verdad, sólo 2 y en los 2 llovió y los fenómenos atmosfericos ya se sabe) sube a casa, si la vida (o al menos la mia) fuera un peli indie le tendría que haber dicho

sube a casa (atención paréntesis!!! no te estoy pidiendo amor, ni un poco, ni un mucho, ni mucho menos ni mucho nunca amor romántico… pero me gusta sentirme tontita, nerviosa, me gusta que me guste alguien y me pica la piel)

la otra noche había luna llena

dice súperA que ella también noto la luna llena el otro día… somos animales, que comen calipos, tienden ropa y poco más

me consuela bastante

 

pues resulta que lanuri (que siempre será por siempre lanuri, así todo junto) ha escrito aquí http://hayunalesbianaenmisopa.com/2016/06/16/el-dia-que-la-astronauta-naranja-se-colo-en-la-fnac/

dicen eso de que en la vida hay que plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro… pues ya he cumplido con la existencia, aunque no escribí un libro ni mucho menos, pero yo que escribo olvidando tildes y poniendo mal las comas, usando paréntesis infinitos (me encantan los paréntesis como metáfora visual), pues eso que yo y mis cosas salimos en un libro

y hace 10 años

y es que hace 10 años de muchas cosas

la detective también lo ha recordado

y yo retrocedo esos 10 años y me veo en la fnac, de pie en la parte de atrás, más centrada en averiguar cual de aquellas lesbianinas tan monerrimas (yo era de las que eran fansfans del sector intelectual, por si quedaban dudas) pertenecia a qué blog, recuerdo que no me entere mucho de lo que decian en la mesa, aunque jo…qué flipe era ver a lanuri con la etxebarria, y que flipe que ese libro que estaba tan lleno de nosotras (yo las leía a todas, aunque comentaba poquísimo) estuviera allí

recuerdo las cajas en mi casa de entonces (la casa de nocari), las chapas..

y la cena en aquel sitio de calor horroroso, yo tenía flequillo, gafas rojas, converse verdesfalsas que tenian escrito en la puntera ey (zapatilla izquierda) sonríe (zapatilla derecha), tenía también una novia que sonreía mucho, era 2006 y no se habían apagado aún los colores, fue un año muy bonito, yo pensaba que el libro se agotaría (que se agotó) y que seguiría vendiéndose… yo lo presto siempre, con las dedicatorias de dentro, de hecho el libro es de esas cosas que tarde o temprano dejo a las chicas que me gustan (por eso de pensar que el rollo intelectual debe funcionar para ligar)

han pasado 10 años

mi padre se cristalizo de pensamiento hacía abajo

mi novia sonrisapermanente me dejó

tuve un novio adolescente (o un noviazgo adolescente…) que también me dejó

me cambié de casa, varias veces, también de trabajo

escribí mucho

se murió mi padre

me volvi a enamorar

me embaracé

se murió la tiarubia

me hice madre

me desenamoré a las malas

me reenamore a las locas

me monte películas

crie a una niña

fuí a la psicologa, entremedias

me desenamoré a las muy malas

me convertí en tía

volví a la psicologa (a otra, que para ser un poco woddy allen soy bastante infiel)

me volví loca (o muy cuerda) y me volví a embarazar

tengo una hija y un hijo

plante árboles de pequeña cuando vivía en pueblos infames

y hace 10 años salí en un libro pequeño, naranja, con historias de mujeres, de lesbianas, de lesbianas visibles o en proceso de serlo, de lesbiana intelectuales (o que iban de), de lesbianas de pueblos que iban a la ciudad y viceversa, conocí a muchas de ellas, a más de una le habría pedido un nomatrimonio (y hasta aquí voy a leer)

ahora seguimos escribiendo (que yo sepa) 4… bea, carol, paola y yo…

yo escribo porque me gusta releerme

yo escribo para que un día me lean j y y

yo escribo para espantar los días azules

yo escribo para dejar pegados los verdes y recordarme que me encanta el verde

yo escribo porque no sé hacer muy bien casi nada, esto incluye escribir, pero el rato en el que estoy aquí uniendo teclas me siento pegada a algún lugar.

yo escribo (a veces) por ver si ligo (aunque ya cada vez menos), porque si ha funcionado x veces puede funcionar otras veces

yo escribo de mis hijxs porque estoy enamorada

yo escribo mucho cuando estoy enamorada

hace 10 años yo tenia un blog pequeño, un día conocí a una chica pequeña, que movía las manos al hablar y que hablaba sin parar (¡más aún que yo misma! ¡inaudito!) pasamos 3 horas (o más) en un restaurante de nuddles, me manché mi vestido preferido (yo para quedar con desconocidas me pongo siempre “mu mona” por si acaso y siempre me mancho sin remedio), le regalé el gel mágico para dar abrazos… tiempo después lanuri me sacó en un libro, yo gané conocerla a ella…que como bien dice la detective, llegará (donde ella quiera)

 

 

 

 

 

si ayer no hubiera sido tan azul habría escrito que esos días azules son en los que te cuesta avanzar como si andaras por la casa magnética aquella de el parque de atracciones (de mi época), en los días azules se llora si se rompe un vaso o incluso si se desborda la bolsa de basura, caen recuerdos de los quintos pisos y no te libras ni aún llevando gorro, en los días azules te sientes absurda (yo) porque sabes que son penas de papiroflexia, pero son tuyas (que te duele la garganta a rabiar, que te mareas de calor, que no sabes que hacer de comer, que te duele el corazón de pensarla, que escribes mensajes que borras, que estas un poco desorientada, que hasta has puesto la tele por voluntad propia y hasta eso sabía a recuerdo azul), son tuyas y no haces daño a nadie con tus penas de pajarita de papel azul…aunque sabes que no tienes ni hambre ni sed ni frío, aunque sabes que eres una puta afortunada 9los días azules usas la palabra puta.

los días azules con hijos, con J son mejores y peores, peores porque te sientes fatal de no poder sacar más de ti, mejores porque es imposible no esforzarse un poquito más..

los días azules a veces acaban naranjas, recoges la casa muy tarde y cenas delante de la tele con J encima poniéndose aceitunas a lo amelie en los dedos, mientras opinaís juntas sobre los niños de masterchef (y te viene un recuerdo azul que se transforma en naranja y en rojo y en amarillo y eres capaz de respirar profundo e imaginar)

la imaginación siempre es naranja

y tiene la misma habilidad para salvarnos que para perdernos

mañana nos vamos al mar

(Para la cocinera que no da recetas)

Ingredientes

Una cebolla

Hambre

Curiosidad

Antes de empezar, lavarse las manos, los ojos y el corazón (a ser posible en ese orden)

Quitar sin prisa (y sin pausa, que las cebollas son impacientes) la primera capa, se caerá al suelo y lo llenará de virutillas y hojitas secas, no preocuparse…aunque la cosa empiece mal, ya solo puede mejorar (y todo lo que se cae, se recoge, todo lo que se ensucia, se limpia)

Aunque parezca que nuestra cebolla está lista…No, lo está!! Hay que quitar también esa primera capa, que podríamos cocinar y comer pero está demasiado dura, puede parecer que ya habíamos llegado a ella, pero las cebollas como los ogros tiene capas, en cada una esconden algo

Picarla con precaución…A veces, se llora… A veces, no, si ha tocado llorar mejor dejarlo pasar, nada de restregarse los ojos o ponerse a pensar. Si al llegar a este punto le da pereza arriesgarse a llorar es que este no es su plato (no importa, pero dese por avisado)

Encender el fuego (con cerillas mejor y se puede aprovechar para pedir deseos)

Poner aceite y esperar… (mientras se espera a que todo se caliente se puede ir mirando a la cebolla-tener lo que técnicamente se conoce como conversación de cebollas- se puede limpiar la cocina, se puede mirar a la cocinera, se puede suspirar y se puede uno morir de ganas de comer, todo vale)

Cuando esté listo echamos la cebolla al fuego, despacito y con amor pimpampim…movemos la sartén flisflis y la dejamos hacerse

a ella solita, a su ritmo, a su rollo, sin decirle cosas (bueno de vez en cuando se le puede decir guapa)…no hace falta nada, ni azúcar, ni sal…solo paciencia y confianza

y mientras tanto podemos hacer zumo de naranja…

nota a pie de post.

la cebolla se pondrá doradita y olerá bien, mmm…pegará con todo y se hará imprescindible

cosas de la cocina

estaban por todos lados…

en los cristales de la botica

pegados con celo al lado de la caja de Laura

en el banco donde se sentaba siempre María

en la farola junto al kiosko

Lucas, Lola, Pepita, Ana, Marcos… todos los habían visto, salían día tras día y nadie sabía como..

Pepita había lanzado su hipótesis en mitad de la plaza

¿y si hacemos caso?

quizás solo por probar

todos empezaron a asentir mientras miraban los zapatos ajenos (lucas llevaba drmartens negras, lola zuecos rosa, pepita sus botas de volar, Ana con tacones rojos, Marcos unas adidas, María botas de agua verdes)

y se fueron

se acaba el día

Lola se duerme sonriendo abrazada a una foto

Lucas y Ana bailan sin zapatos (sin ropa y sin pensamientos)

María duerme a Pablo y le besa el pelo (sin pensar en dragones y mazmorras, sin pensar en futuros desconocidos)

Marcos pinta y pinta, sonríe y sonríe, mientras Víctor le manda besos (que llegan tan rápido que es imposible que hayan sido pensados

Pepita no puede dejar de sonreír mientras tiende la ropa, se han infiltrado dos calcetines, mira tú por donde…y sin pensar siente que es feliz

que dice la cocinera que les encanta el melón con jamón

flipaaaAn, dice…así haciendo hincapié en la A

y los museos

les da el síndrome de sthendal

y se mueren de hambre

de melón con jamón, por supuesto

entre asombrados e ilusionados, como niños con cámara nueva… haciendo fotos sin parar clilclak, para no olvidarse y archivar bien los recuerdos

clikclak

sin más objetivo que disfrutar

porque cuando están en Japón trabajan como chinos (aunque sea japos)

porque ya tocaba descansar

 

cuando se van

si se van, se guardan en los ojos, debajo de las uñas, algunos dentro del corazón o en sus proximidades…

eso, claro está…

es cuando se van

luego están los persistentes, los que andan de turismo repetitivo

que no se acaban de ir

y cuando se van (aunque sea por un rato) se quedan bien pegados a los labios, escondidos en un hueco, latiendo…

me siento cual japonesa en el thyssen

no digo más

ni tampoco menos