You are currently browsing the category archive for the ‘verde’ category.

mientras no escribo, ha vuelto a ser verano

se ha acabado “el año”..porque mis años empieza en septiembre y acaban en Junio

luego está el verano, como un paréntesis dónde todo es posible y donde el “ya mañana lo hago” cobra un sentido diferente al del resto del año (alomejor si eso, en verano igual sí que lo hago)

mientras no escribo, A sigue echando raices en nuestro corazón…algunas noches podemos hablar y otras solo conseguimos abrazarnos, otras ni una cosa ni otra, es lo que tienen los pequeños seres, que ocupan espacio…un espacio gigante, esas noches mágicas en las que la piel nos deja de extrañar, no puedo dejar de repetir que tenemos mucha suerte

Suerte

encontrarnos en este lado

poder mirarles juntas

saltar los charcos, subir los puentes, perseguir las pompas y nadar

en estos días de no escribir, he escrito mucho (en mi cabeza), a veces escribo hasta libros enteros…a veces (me flipo) y pienso en abrir un subblog para hablar solo de las cosas que me vienen a la cabeza con esto de la crianza, cuan difícil me parece hacerlo diferente, hacerlo consciente y dejar de escuchar todas las voces de la cabeza, esas que no son mias pero que están ahí

a veces solo querría escribir de lo que me gusta olerles, a y a j y a mi A

otras volviá del cole empujando el carro y el mundo me resultaba tan extraño, coches, coches, ruido, gente, tiendas, colores…. que solo quería escribir sobre los animales tan extraños que somos y lo absurdo que es casi todo (recuerdo un día que pasé por la puerta de un bar, recuerdo unos señores en la puerta- quizás 70 años- fumando y hablando de política, recuerdo pensar…”serán conscientes de que igual se mueren mañana?”)

ha sido un año muy cansado

muy bonito

y he tenido miedo

sigo teniendo miedo, pero me pongo las gafas de cientifica loca y los analizo…los esparzo por mi mesa imaginaria y les pongo etiquetas de colores, volver a ser querida y querer, sentir que te quieren de manera incondicional. Puedes decirlo pero no creertelo, puedes razonar y decir ” ey Elena si eres muy bonita, por que no?”

y entonces te pones tus gafas de doscientos aumentos y te aguantas la risa ante tus miedos tontos… tú nunca dejarias de querer a nadie porque no supiera nadar o pelara mal las manzanas, ni porque fuera terriblemente desordenada, ni porque cocinara más que regular…

la medida del amor que nos enseñan de pequeñas, ser buenas o valientes o las salvadoras o las cuidadoras, que se yo…siempre hay que ser algo y siempre ese algo tiene como premio el amor… Yo tenía mucho miedo a que mi madre me dejara de querer, aún hoy siendo madre y sabiendo que les querré siempre que da igual lo que hagan o digan o sean, aún hoy, tengo miedo de “hacerlo mal”… y aunque ya no nos enfadamos como cuando yo tenia 15 (menos mal!) a veces vuelve el hielo y yo me veo volando hacía aquel pasillo en el que salia a hacerle dibujos, “perdóname, te quiero”

y viene A y va y me quiere

y me da la mano a través del pasillo del avión y se rie cuando pongo cara de susto y suspira cuando al abrir el armario todo vuelve a estar desordenado

y me cura tanto, me cura tanto que no me quiera distinta..

y me cura tanto, que les quiera como yo

en algún rincón dentro de mi, hay una niña pequeña…que ha salido a un pasillo muy largo, ha dicho “me voy” (y se ha ido muy digna de su casa) y está sentada en el suelo, y de pronto algo cambia y en vez de dibujar una casa (con arbol, vallita y tejado) en vez de eso….pinta el mar y una sirena, hace un avión de papel y lo tira por la ventana

escribe GRACIAS y lo tira

¿te acuerdas de otto y Ana?

Yo creo que ponia gracias

yo también creo que tengo el corazón más rojo desde que te conozco

 

Anuncios

hoy no estás

y yo no le he ganado ninguna lavadora a la vida

digamos que la he dejado en tablas, pero al menos ya no tenemos sabanas vomitadas por medio.

les he dejado en la cama haciéndose los intelectuales, J le lee (muy bien) un cuento a Y, Y pasa de ella y lee el cuento que leía ella

hace un rato lloraban los dos en dolby… lo normal, sabes?

y yo pienso que he comido de pie, que me duelen los ojos, que hoy tampoco he hecho los deberes del taller de escritura, ni he sacado dinero para pagar el comedor, ni te he mandado ninguna canción bonita, que tengo un was pendiente con niña sol (creo recordar que le empecé un audio y venía el bus y lo dejé a medias), que hoy no he hablado con excompi (mañana cuando hablemos me dirá “me has abandonado”), quizás no recoja la cocina (soy de ese tipo de personas, sí…de las que llevan galletas en el bolsillo)

pienso que no estás y que ya se me hace raro, el cuerpo hace costumbre tan rápido, cuando todo es tan fácil como abrazarte, como todo es tan fácil como esa alegría cuando te veo en la puerta (algún día entrarás con tus llaves…) y recuerdo (en definicion galeano total) lo mucho que me gustas…

a veces me parece que la vida es como una pantalla del móvil, le doy a la derecha y me aparecen mogollón de ventanas absurdas, todas abiertas….y voy haciendo zas zas con el dedo hasta dejar la única importante

sales tú, salen los niños, salen todos los que nos quieren

el trabajo no sale

aunque hoy mientras botaba en la pelota frente a C, le he visto sonreír mucho y he pensado en lo que hemos bregao hasta esa sonrisa, mi chico guapo… entonces me acuerdo de que me encantan, les niñes

el mundo adulto no, cada vez menos

un día que tengamos tiempo (a saber…en unos montones de años) haremos un manifiesto de no ser mayores

punto número 1 – no tratar de peinar nunca los nietos

el mundo contigo es más bonito, lo malo me da menos miedo, pero lo bueno (a veces) me da un vertigo y entonces, entonces…me acuerdo del primer día

” quedaría raro decirle a una persona desconocida que me diera la mano” – dijiste tú y yo, sin dejar de sonreír, pensé que yo te la daria

ahora sé, que faltaba una palabra

siempre

a veces me ataca en mitad del metro, con la llorera puesta…meto la mano en el bolsillo y saco el huevo kinder que me ha cogido

te quiero – pone en el papel brillante

y sé que no es casualidad, sé que ha remirado entre todos y ha cogido ese, me lo como a mordisquitos y entre lágrimas y pienso que eso es el amor, sí, ese huevo en mi bolsillo…y al llegar a casa oigo vocecillas, y están ahí en la cama contándose cuentos.

y hoy vuelvo en el bus, con Y y sus cosas (sus nooo nooo) y me fijo en una adolescente que nos mira y sonrie, la miro y le sonrio yo también, deseo que Y y J sean así algún día, como me parece que es esa niña (que ya no es niña). Y como no está para contarselo, lo escribo aquí

y ella, antes de cruzar volando, me escribe “besos para mis niños”

y desplaza de mi top ten de frases preferidas a esa de “le hemos ganado una lavadora a la vida” (por cierto hoy también, hoy se ve el fondo de la cesta)

a vece me invade una sensación tan redonda, se me llenan los ojos de planes y quiero darle al pause, quedarnos aquí para siempre… La felicidad tira piedritas y yo le abro la ventana, las recojo contigo y las llevo al mar

quedate, quedate

 

quizás sea todo una mentira, quizás no hemos ido a la luna y además vivamos en matrix

quizás sea cierto que no sería necesario trabajar, ni comer animales

sin duda alguna, el mundo podría ser mejor (y parece que dicen que es mejor, de lo que era)

desde que estás, desde que estás y les miras igual que yo, desde que estás y te acuerdas de que hay que comprar jarabe y yogures, desde que estás y sé que un día veremos los pinguinos…cada vez me importan menos las cosas importantes, cada vez me cuestan más los domingos y me desordeno y me quiero hacer niña bola (y tú me dejas, me compras gominolas, que yo me como ahora, mientras no hago esa cosa importante que debería ya tener hecha )

que incompatible es, a veces, la adolescencia con la vida adulta

es que, la vida adulta es una mentira

pero cuando nos encontramos es todo tan de verdad

dice excompi que estamos intensas, y sé que lo dice sonriendo y contenta, sé que se alegra todo lo que sabe (que es mucho) y que no echa cuentas de si ahora me despisto (más aún) con los mensajes por contestar o si monopolizo (más aún) nuestras conversaciones con un

“pues tormenta dice… pues…”

y yo sonrío

me acuerdo de un post de la rayito, uno que está en el libro naranja

me acuerdo de leerlo en su momento y sentir calor, pensar en ese deseo que ocupaba todo

los 20 años

y también los 23

y también ahora, esta adolescencia con ojeras y responsabilidades, este volver a reirnos de todo, de nosotras las primeras…

hacernos pequeñas cada noche un rato, acordarnos de la suerte todos los días

no la de las casualidades, que también

sino la de les niñes que nos llaman en sueños (y nos dan patadas voladoras, sí eso también es suerte, porque están vivos y sanos), la de las naranjas y los armarios repletos

la suerte de la nostalgia ante un libro, una camiseta y un collar de bolitas

la suerte de la desesperación de querer escribir algo minimamente bonito, mientras contesto a J que está de excursión en una granja que cerca tiene un bosque con lobos (y en verdad…sisshhh guardarme el secreto,no estoy escribiendo esto sino enviando un mail a el colegio para informar que nos mudamos de granja), mientras le doy la teta a yuri y rezo (no sé bien en que sentido) para q se duerma ya o bien se baje ya

ahora se baja y se pone sobre un trozo de papel de regalo y pretende envolverse a si mismo

y la intensidad debe ser desear contártelo y pensar la risa que te haría

hoy tampoco van a dormir pronto

hoy tampoco ingresaré en el club de las madre perfectas

pero J va a cantarme una canción en chino, porque por las noches va (sic) los lunes y los martes y los días de su cumple, va a clases de chino

si esto no es la intensidad

será, seguro, la felicidad

ç

y sigue lloviendo

y el flequillo me creció, sí

también el pelo, mucho

tuve una niña

un niño

me enamoré una vez

y ahora otra vez

porque sigue lloviendo y saliendo el sol

y en verano hace siempre demasiado calor y siempre hay un día al año que es el más caluroso desde vete tú a saber cuándo

y fuí tía y cambié de trabajo y me enfadé y lloré

me compré un piso

aunque me sigo resistiendo al capitalismo feroz, pero soy prime de amazon, sigo votando aunque sea sin ilusión y sigo en las manis con la ilusión en el bolsillo.

ahora soy vecina de mamá y colecciono los frascos de cristal en los que me trae los garbanzos

J sabe usar el ratón casi mejor que tú y sabe que no existes y que hay quien tiene padre y que hay quien no, sabe mucho

Y sabe que le queremos hasta aquí y sigue siendo tan pequeño como para temer que se lo zampe un mamut si se separa dos milimetros de mi teta

el mundo sigue súper loco y yo sigo súper consciente, aún no me he vuelto normal (porque prefiero ser feliz)

algún día podrias volver un rato

porque no me acuerdo ya de como hueles

 

me alerta mi madre que hay un tifón, ciclogeniconoseque… dice ella

dicen en internet que se llama como tú

hemos vuelto a casa a través del bosque y las curvas

pienso en que tú también estás siendo así, como la lluvia que hace tanta falta

he llegado aquí tras muchas curvas, pero sin marearme, miro el bosque, qué bonito, no tengo ni idea de dónde estoy, de cómo se llega

me quiero bajar un rato

sentarme contigo

y que venga la tormenta

que a veces da miedo

a veces, claro

a veces las nubes se reflejan en el agua…a veces

 

a veces envidio la inocencia (nivel 4 años, le calculo) de la tiaM, esa manera suya de pensar… me merezco esto tan bueno porque llevo toda la vida esperándolo o si dios (a veces también le envidio esa creencia) ha hecho esto será para bien

me lo dice y me callo, si acaso le dijo un aja sin convicción

pienso como integrará en su mente todo lo que sucede fuera de sus ventanas, yo a veces quisiera cerrarlas todas, no enterarme de que estamos en guerra, que es feminismo o barbarie, que estamos en el ojo del volcan de la revolución y que además a esta guerra se entrecruzan miles de otras, consciente de que esa ventana por la que yo miro es reducida y tiene filtros de colorines ( y me gusta de fb y que se yo)

otras veces no envidio nada, porque saber que posees un tesoro te hace sentir poderosa, privilegiada y fuerte, como Matilda cuando descubre que se puede castigar a las personas adultas. No me merezco la buena suerte, igual que nadie se merece la mala, pero está aquí en la palma de mi mano, en la sonrisa bonita de mis niñes y ahora también en la revolución de los martes y jueves.

Qué fácil es domesticarnos “hoy has venido más tarde” dijo J y yo pensé en el principito y en el zorro, basta tan poco para acostumbrarse a algo… Lo pienso también en el cole cuando C me mira sin mirarme, cuando a veces sí que me mira y cuando a veces sí que sonrie, lo pienso cuando después de dos meses descubrimos que tiene cosquillas, lo pienso con pena y dolor cuando imagino que el año que viene quizás no le miren igual… cuando pienso que quizás alguien diga ” esto no puede ser” y destruya el espacio que hemos construido, de paciencia, de respeto, lo pienso con rabia cuando el ruido de fondo opina que lo hago fatal y que no sé poner límites ni controlar.

Pues oye, tienen toda la razón…no se poner el límite, no quiero, no me interesa (creo que hay demasiados, en la vida y en los colegios, demasiados límites absurdos que nos alejan de los verdaderos) la mayoría de las veces, por eso J y Y se duermen más tarde casi siempre, porque me los imagino con 60 años hablando de esas tardes-noches en las que jugaban con globos por el salón, también les obligo a lavarse los dientes claro (para que cuando tengan 60 no estén desdentados y se hayan arruinado a pagarse implantes) pero estoy convencida que eso no lo recordaran igual. Por eso no dejo que me dejes dormirme, por eso sigueme despertando, por eso entre besarte y recoger la cocina, elijo besarte, por eso ayer sobrevivimos al viaje al centro de la tierra y volví a casa tan feliz, tan afortunada.

como diría la bruja averia

Viva el mal, abajo el capital

 

hoy pippi   (por cieeeeerto felicidades también por aquí señorita) me ha hecho recordar el libro gordo de MissZ y yo, lo he cogido y me he emocionado

las cosas que nos dijimos, las promesas que nos hicimos, el amor que nos arañamos

podría ser sencillo quedarse en que se fue

pero no

aún sigue en la piel y la emoción de mis ojos al recordarlo

el amor nunca se va

he conocido a pipi

lleva trenzas (a veces)

sabe contar cuentos y sospecho (aunque eso aún no me lo ha dicho) que también levanta caballos

hace morritos

y en vez de a sr Nilsson lleva una bolita blanca… (vahh vahhh detalles sin importancia…digamos que es una versión 2.1)

sabe contruir casas, cortinas de colores y cosas con arcoiris

sabe contarle a una desconocida (o casi) que a veces la palabra amor va unida a la de miedo

y yo también sé de esas cosas

me gustaría decirle que va a ser ya, que está siendo ya…dentro de ella, la magia..

un día nos vamos a beber una limonada del árbol, mientras las criaturas se nos suben a a la cabeza

y hablaremos de eso… (y aquí van muchos puntos suspensivos…)

a veces los espejos te traen sopresas

a veces ser mayor es no montarse películas pero disfrutar de las de ahora…de las que existen

que nos quiten lo soñao